•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

“Hijo de tigre nace rayado” dice el popular refrán, y a Luis Pastor González le calza muy bien, pues se vio influenciado por su papá para estudiar la carrera de odontología. Asegura que el tiempo es oro y por eso siempre tiene cosas por hacer en su agenda. Destaca que el internet, el correo y el celular deben aprovecharse para hacer más tareas durante el día.

¿Qué te motivó a dedicarte a la odontología?

La odontología está ligada a mi vida desde mi nacimiento. Mi papá se graduó como odontólogo un año antes de que yo naciera y en mi casa siempre tuve la figura de un médico.

Al inicio yo quería estudiar medicina, algo ligado con las cirugías y la reconstrucción facial, pero al final, luego de trabajar dos años en la clínica, me decidí por la ortodoncia.

¿Qué te apasionó de la ortodoncia?

Fue la ma nera que encontré de asociar lo que deseaba hacer al inicio, ya que el objetivo de la ortodoncia es llevar los dientes de los pacientes a una armonía anatómica que mejora la sonrisa y el aspecto físico.

¿Qué tan buena es la cultura de higiene bucal en Nicaragua?

Es una materia pendiente en Nicaragua, se puede notar en la pérdida de demasiadas piezas dentales y todo es a causa de falta de información y limpieza. Aquí los niños tienen trauma de ir al odontólogo, porque lo relacionan con el dolor; sin embargo, es necesario visitar al dentista dos veces al año como mínimo. Debemos quitar el prejuicio de tener miedo al ortodoncista y en eso deben jugar un papel los padres en inculcar educación bucal.

Continúa la entrevista en: ELLAS: Salud y Fitness

Otros artículos:

Vitamina C; beneficios a tu alcance

El agua, cómplice perfecto de tu salud