•   QUITO  |
  •  |
  •  |

El grupo chileno La Ley ofreció un concierto en la capital ecuatoriana, una de las paradas de su gira tras reencontrarse luego de un “receso” de nueve años, y con la mirada puesta en la posibilidad de producir un nuevo disco.

Beto Cuevas (voz), Mauricio Clavería (batería) y Pedro Frugone (guitarra) llegaron a Quito desde EE.UU., México y Chile, respectivamente, para ofrecer un repertorio de sus canciones tradicionales y una inédita.

Hace un tiempo, con una llamada telefónica Cuevas y Clavería, desde Los Ángeles y México, propusieron a Frugone, que vive en Chile, un reencuentro sobre los escenarios, lo que se concretó en febrero pasado en el Festival de Viña del Mar, donde comenzó una nueva etapa del grupo, que define planes a mediano plazo.

Cuevas dijo que vuelven con “más experiencia de vida” y un “entusiasmo renovado”, algo de lo que no tenían suficiente en 2005 y que los motivó a anunciar el receso.

Cantan al amor y al desamor

“Tenemos un entusiasmo de tocar similar al que teníamos cuando empezamos, eso es algo muy lindo de tener en esta época porque, a veces, uno como que se acostumbra cuando entra en una rutina”, indicó Cuevas al señalar que se sienten “extremadamente felices en el escenario”.

Con una nueva canción en el repertorio, que le canta al amor y al desamor, Cuevas recordó que durante su carrera el grupo le ha cantado, entre otros, a la vida y a la muerte, esta última no como un punto final, sino como una transición “a algo desconocido pero que sigue”.

Apuntó que han tenido discos en los que han sido “un poquito más críticos hacia sistemas, de repente políticos, aunque no hemos sido particularmente un grupo muy político”, aclara presuroso.

Los planes están claros para La Ley, este y el próximo año, con giras de conciertos, pero Frugone adelantó a Efe que quieren empezar a trabajar en un nuevo disco, “seguir pasándola bien”.