•  |
  •  |
  • END

Aunque no estaba allí para recogerlos, Britney Spears se convirtió en la absoluta ganadora de los premios MTV Europa. A pesar de que su anterior disco, “Blackout”, quedó un tanto empañado por los problemas de su polémica vida personal, el público, que es quien elige a los ganadores, demostró que más importa la música y le otorgó los galardones de Álbum del Año y Artista del Año.

Hubo muchos más nombres que hicieron de la noche un auténtico espectáculo. Sorprendentes fueron los cambios de vestuario de Katy Perry, encargada de presentar la velada y quien recogió el premio a la Artista Revelación.

Noche de emociones y anécdotas
Moderna, aunque con un toque terrorífico, fue la actuación de Beyonce Knowles, quien llevaba una especie de guante-garra futurista. Y Pink trasladó a los espectadores a su más tierna infancia, organizando una auténtica guerra de almohadas sobre el escenario, el cual quedó cubierto de plumas.

Paul McCartney recogió el reconocimiento a toda una vida dedicada a la música delante de las 10 mil personas que abarrotaron el Echo Arena. “Creo que todos tememos que un día, cuando todos nos hayamos ido y este magnífico recinto no siga aquí, nuestros nombres serán olvidados. Hay una persona aquí cuyas canciones sabemos que serán para siempre. Hay una persona aquí cuyo trabajo es inmortal”, comentó Bono, de U2, a modo de presentación.

Ante semejante halago, el ex Beatle confesó haberse quedado sin habla, la cual recuperó al instante para enumerar a las personas que más le ayudaron en su carrera: “Quiero dar las gracias a mi madre y mi padre, Jim y Mary. También quiero dar las gracias a mi hermano Mike, que está aquí esta noche. A mis colegas Ringo (Starr), George (Harrison) y John (Lennon). Hace muchos años fuimos cuatro muchachos, nacidos aquí en Liverpool, que progresamos y las cosas nos salieron bastante bien”.

Si Katy Perry fue la extravagancia y Paul McCartney la emoción, Rick Astley fue sin duda la anécdota. Después de veinte años --fue un éxito de 1987--, la canción “Never gonna give you up” volvió a sonar en un escenario; y es que, por casualidad, se propuso su nombre como candidato a Mejor Artista de la Historia y los fans decidieron que se lo merecía, aunque fuera con cierto retraso. “Me siento honrado porque mis fans hayan trabajado tan duro para hacerme ganar el premio. Ésta es mi primera nominación y quiero dar las gracias a todos los que votaron por mí”, decía el mensaje que envió como agradecimiento.