•  |
  •  |
  • END

Madonna celebró que Estados Unidos haya puesto a “un afroamericano en la Casa Blanca”, pero se declaró frustrada por la aprobación en California (oeste) sobre la prohibición al matrimonio homosexual
“Pusimos a un afroamericano en la Casa Blanca ¡uao!”, dijo Madonna sobre la tarima del Estadio Dodger, en Los Ángeles, que en ese momento se iluminó con imágenes gigantes del presidente electo Obama mientras la audiencia de unas 20 mil personas ovacionaba, sin dejarla hablar la noche del jueves.

“Pero estoy frustrada por la Proposición 8”, agregó la reina del pop, refiriéndose a la aprobación por referéndum el mismo martes electoral de una propuesta para enmendar la Constitución de California y prohibir el matrimonio homosexual aprobado en mayo de este año por la Corte Suprema del Estado.

“Si pudimos votar a un afroamericano como presidente, podemos apoyar el matrimonio gay”, soltó la cantante, quien ofreció un espectáculo repleto de videos donde rememoró en versiones electrónicas su repertorio con éxitos como “La isla bonita”.

Entre las sorpresas del repertorio en Los Ángeles, Madonna invitó a la tarima a Britney Spears para interpretar juntas su última versión de “Human Nature”, donde la cantante de 50 años proclamó al final de la canción: “Yo no soy su bruja”, y apuntando a Britney agregó: “Ella no es su bruja”, provocando los aplausos y palabras de apoyo a la intérprete de “Baby one more time”.

Poco antes de terminar fue el turno para Justin Timberlake, con quien interpretó el tema “4 Minutes” de su disco “Hard Candy”, pero con una coreografía sensual y electrónica que levantó más ovaciones en el show que se alargó hasta la medianoche.

La presentación de Madonna en Los Ángeles, que contó entre la audiencia con Fergie, Drew Barrymore, Ryan Seacrest y Jennifer López, fue parte de su gira “Sticky & Sweet Tour” iniciada el 23 de agosto en Gran Bretaña, que saltará las próximas semanas a Chile y Argentina para finalizar el 18 de diciembre en Sao Paulo.