•  |
  •  |
  • END

Eran las ocho de la noche y los bits de música electrónica empezaban a retumbar. Dj Revuelta Sonora estaba al mando para darle la bienvenida a los asistentes del concierto de Beto Cuevas, el pasado viernes en la Zona Pharahos. Revuelta Sonora, Sala Bipolar y el rock de División Urbana eran la antesala para una velada pop rock que le deparaban a los fans del artista chileno.

Su concierto en Nicaragua, uno más de su gira promocional por Latinoamérica, no tuvo extravagancias. El local, limitado para 2 mil 500 personas, tenía varios toldos de las empresas patrocinadoras, desde donde parte de los asistentes gozaban de la noche. Modelos, luces y juegos artificiales complementaban el concierto.

A las 9:35 p.m. los chicos de División Urbana se tomaron el escenario para entregar una dosis de rock, con varios temas de su autoría y el cover que a los fans alborota: “Nicaragua Mía”.

Después de casi una hora de rock nicaragüense, Beto entró en escena. Con “El Cínico”, el artista chileno empezaba a robarse los aplausos de los asistentes. Después le siguió “Are you sorry?”, sencillos de su disco “Miedo Escénico”.

“Buenas noches Managua”, gritó luego de interpretar su primer tema. “Hace bastante tiempo que no nos veíamos, desde que vine con La Ley. Ahora quiero que me acompañen en este nuevo camino, relativamente nuevo”. Luego de sus palabras los asistentes se conmocionaron al evocar recuerdos con uno de los temas favoritos de la ex agrupación: “Aquí”, “Vuelvo”, “Mentira”, “Un minuto de silencio”, “Algo”, “Tejedores de ilusión”, “El duelo”, entre otras.

Sin perder su estilo, muy dinámico sobre el escenario e interactivo con el público, pasada la media noche, Beto Cuevas se despidió de los nicaragüenses.

Pese a que el concierto tuvo una rala asistencia y que toda la noche hubo barra libre, entre brincos, aplausos, coros, la noche no tuvo ningún percance. Los asistentes disfrutaron del show desde cómodas localidades y bajo mucho orden.