•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nuestro protagonista es el revolucionario i8 y el decorado de su puesta en escena ha sido el de las calles de Los Ángeles y Santa Mónica y las carreteras que circundan a las ciudades del cine y de sus estrellas.

Este ha sido el escenario de la presentación dinámica de un i8 que se muestra más impactante sobre el asfalto de lo que cabía esperar después de verlo una y otra vez en exposición estática o brevemente durante la primera prueba de conducción, allá por el mes de agosto de 2013, y debidamente camuflado, en el confidencial centro de pruebas de BMW en Miramas, cerca de Marsella.

Es habitual cuando se conduce un deportivo que llame la atención del resto de los conductores o peatones, pero nunca se nos ha mostrado un interés como el californiano, desmedido en algunas ocasiones, con propietarios de Ferrari, Rolls, Range o M5 haciendo fotos y sometiéndonos a simpáticos interrogatorios sobre un deportivo que parecían deseosos de comprar.

Avanzado

Por cierto, en Estados Unidos el i8 tiene un precio de 115,000 dólares. El BMW i8, ya desprovisto de la máscara de camuflaje, se nos muestra como un coche muy avanzado en diseño, respondiendo a criterios aerodinámicos para mantener el auto pegado al suelo y para mejorar la eficiencia hasta el punto de lograr un consumo combinado de 2.1 litros, frente al 2.5 provisional anunciado en Miramas.

Con ello, la emisión de CO2, inicialmente fijada en 59 gramos por kilómetro, se sitúa en 49, aunque puede reducirse a cero si el conductor opta por la propulsión eléctrica en los cortos desplazamientos diarios.

Pues bien, BMW, primero con el i3 y ahora con el i8, se ha adelantado a la prospectiva de los ingenieros del sector y ha materializado la idea con tecnologías de polímeros plásticos puros o reforzados con fibra de carbono, según la zona de utilización.

Carrocería

La carrocería del i8 puede parecer tradicional, pero es enteramente de plástico, mucho más resistente a la deformación que el acero o el aluminio y de fácil reparación. La carrocería está formada por paneles fácilmente sustituibles que, además, son mucho más baratos que los de acero y más rápidamente reciclables.

La carrocería suprime el proceso de pintado de un auto convencional, ya que recibe el color en el proceso de elaboración de los polímeros, lo que supone un cambio importante en la simplificación del proceso constructivo de los nuevos “i” de BMW, de ahí que la gama de colores esté limitada a cuatro, combinados con la franja negra que recorre la franja central del carro y los remates en el color azul distintivo de la marca “i”.

Con estos materiales y la utilización de aluminio en el modulo Drive, lo que se conoce por chasis, se logra una gran reducción de peso que compensa en este auto el sobrepeso de todo el sistema de propulsión híbrido enchufable y la batería.

Seguridad

La estructura del módulo Life o armazón del habitáculo y la del chasis o Drive se aderezan con otros materiales ligeros como el magnesio, utilizado en el soporte del salpicadero, un innovador material espumante para confeccionar los canales de guiado del sistema de climatización o el empleo de un cristal de templado químico (similar al utilizado en el iPhone) para separar y aislar el habitáculo del motor térmico trasero.

Para el desarrollo de esta estructura, la del habitáculo y la del bastidor, BMW ha tenido en cuenta los conocimientos más recientes adquiridos a través de la investigación en seguridad y de accidentes.

El resultado es que la jaula es extremadamente resistente y protege con más eficiencia a los ocupantes que en un espacio rodeado de acero, gracias a la fibra de carbono y, ojo, a la orientación de las fibras en función de la trayectoria de las fuerzas generadas en los impactos, lo que constituye una de las peculiaridades tecnológicas del sistema desarrollado por BMW.

En el caso de necesitarse rescate, este tipo de estructura es más fácil de manipular y cortar y menos complicado para los equipos de salvamento. Como conclusión, un “i” de BMW resiste más que un automóvil construido en acero y los ocupantes están más protegidos a bordo de los módulos de vida.

Diseño

Al margen del diseño y de la nueva forma de industrializar un automóvil, este BMW es un deportivo que no deja indiferente a nadie, sea conductor u observador.

El conductor y el copiloto tienen el primer contacto con el i8 a través de unas ligerísimas puertas de aluminio y carbono que se abren en forma de ala mediante un sencillo e ingenioso mecanismo.

La entrada y salida del habitáculo del i8 no es muy amplia, ya que el refuerzo inferior para proteger el módulo de los impactos laterales, ancho y elevado, dificulta la maniobra de acomodo en las plazas delanteras y aún más a las traseras, en las que pueden acomodarse niños o adultos de talla pequeña, por el escaso espacio para las piernas y la altura hasta el techo.

 

49

gramos por kilómetro es la emisión de CO2.

 

115

mil dólares es el precio de este auto.

 

Lujo.  Este vehículo es una joya sobre el asfalto.