•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los mundiales que organiza la FIFA no se limitan a juegos de fútbol, a partir de 1962, cuando la fiesta futbolera se disputó en Chile, también traen consigo melodías pegajosas que contagian hasta a quienes no son seguidores de este deporte. La primera canción oficial de estos eventos fue “El rock del Mundial”, escrita por los miembros de la banda roquera Los Ramblers, y a partir de esa época cada cuatro años los artistas se esfuerzan por que sus canciones sean las elegidas como las oficiales del Mundial. Hoy presentamos la lista de los temas mundialistas más exitosos de la historia.

 

Love generation

Del DJ y productor francés Bob Sinclar, ha sido una de las canciones relacionadas con los mundiales de fútbol más exitosas de la historia. Aunque no fue el himno oficial de Alemania 2006, fue la canción del verano en ese año y alcanzó la posición número uno en Estados Unidos, Alemania, Australia, entre otros países. Como la canción fue promocionada para el Mundial de Fútbol de 2006, las mascotas Goleo VI y el animado Pille hacen su aparición en el video musical.

 

La copa de la vida

Escrita por el boricua Ricky Martin para el Mundial de Francia 1998, se considera la mejor canción de estos eventos deportivos. Con un ritmo bien salsero, donde los tambores y trompetas son los principales elementos, fue la punta de lanza para que el hoy astro puertorriqueño alcanzara trascendencia internacional. El tema se alzó con el puesto número uno de las 100 canciones más escuchadas en Europa.

 

Un’estate italiana (Un verano italiano)

Es la canción oficial del Mundial de Italia 1990, en ella se habla de un mundo multicolor, del sueño de los niños por ser campeones mundiales. La canción, interpretada por Gianna Nannini y Edoardo Bennato, alcanzó relativo éxito en Europa. La versión en español estuvo a cargo de la paraguaya Susan Ferrer, quien cambió el título original de la canción por “Estadio italiano”.

 

Hips don’t lie. O “Las caderas no mienten”

Interpretada por la colombiana Shakira, junto al rapero Wyclef Jean. Fue estrenada en febrero de 2006 en Norteamérica y hasta el 2013, esta canción ha registrado más de 15 millones en ventas, y más de 5 millones solo en Estados Unidos, convirtiéndose en el sencillo más vendido de 2006 al 2008. Su éxito fue tan abrumador, que consiguió convertirse en la canción más exitosa de la década del 2000.