•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

Los sillones giratorios, tan comunes tras la mesa de un despacho, se reinventan mirando al futuro para el hogar. Amplios, cómodos, ideales para situar tras un inmenso ventanal o en una zona de lectura. Por sí misma, es una pieza que genera un entorno solitario lleno de paz.

La firma B&B Italia ha lanzado el reto a grandes diseñadores para realizar variantes sobre un mismo tema: la butaca giratoria de gran tamaño, con respaldo alto y reposapiés. Un testigo que han recogido grandes diseñadores como Doshi Levien (Nipa Doshi y Jonathan Levien), Patricia Urquiola y Jeffrey Bernett.

El objetivo de la firma italiana es transformar un objeto de uso común en un mueble que llegará a viviendas de diferentes latitudes, “y quienes los elijan disfrutarán de su diseño y confort, sin darse cuenta de la investigación, preparación, detalles, mecanismos y tecnología invisible que contienen”, dicen desde B&B Italia.

Con el Himalaya al fondo

Imaginándose la vista de un maravilloso lugar como Himalaya al fondo de nuestro recorrido, el estudio de Doshi Levien ha creado el sillón “Almora”, un nombre que le cede la región hindú próxima a esta monumental cordillera.

Una piel suave y acogedora recubre el armazón de este asiento que desempeña la función no solo de “ofrecer relax, sino de evocar significados simbólicos relacionados con el hecho de acoger, del nido, del vientre materno o la hospitalidad”, según los responsables del estudio.

Las dos estructuras que la componen, el asiento y el respaldo, tienen un trazo cónico y están realizadas en material plástico pintado en blanco y apoyadas sobre una base giratoria de cinco radios en aluminio fundido.

Desde B&B indican que el sillón mantiene una equilibrada composición de los elementos y de los materiales.

Comodidad y funcionalidad

“Tabano” es el diseño que Patricia Urquiola ha presentado en este reto. Un volumen generoso del asiento y el respaldo y unas grandes “orejas” que nacen en la parte superior para responder a criterios de comodidad y funcionalidad es uno de sus aspectos más llamativos. Mientras que el reposapiés mantiene un volumen de forma oval.

Un aspecto “expresivo y poco convencional” es como lo definen, un guiño a los dibujos animados con un toque de ironía.

La base giratoria es de poliuretano negro o de madera de roble (claro, gris y negro) y hay versión textil y piel, o bien ambos materiales combinados entre sí.

Todos los cambios

Quien también ha decidido reinventar un clásico de los asientos es Jeffrey Bernett, con “Metropolitan”, un producto de éxito al que ha decidido dar un nuevo “look”.

Puesto que el “diseño, así como el cine, el arte y la arquitectura, es a la vez el espejo y la lente que filma los cambios que se producen”, según Bernett, es legítimo reinterpretar en un período más amplio la evolución de un objeto.

“Es un desafío interesante que permite explorar lo que ha cambiado, lo que hemos aprendido y cuáles son los nuevos problemas que pueden ser resueltos”, dice el diseñador.

En ambas versiones, con respaldo alto o bajo, Metropolitan ’14, los volúmenes se afinan, las superficies se vuelven más fluidas, las costuras de alta confección enfatizan algunos puntos clave y el cojín del asiento ya no está suelto y ha sido completamente integrado.

 

El asiento tiene un perfil que semeja una sonrisa, una invitación a sentarse y disfrutar de un descanso.

 

Comodidad. Ahora una buena lectura se disfruta con estilo y glamour.