•   Rio de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El cantante estadounidense Justin Timberlake cerró ante más de 70,000 espectadores, la sexta edición del Rock in Río Lisboa con un espectáculo coreográfico de pop bailable y mucha osadía escénica.

El concierto señaló un final de fiesta por todo lo alto tras una intensa semana en el Parque Bela Vista, que se inauguró con Robbie Williams, siguió con los míticos Rolling Stones y alternó el rock duro de Linkin Park con el indie orquestal de Arcade Fire.

El bailarín, compositor, actor y exídolo juvenil de los ‘N Sync tampoco defraudó esta noche e hizo gala en el escenario principal de sus grandes dotes para la convocatoria de masas.

Encantó

Timberlake apareció vestido de traje negro, zapatillas blancas deportivas y su clásico bombín con clavel rojo enganchado y empezó por rendir tributo a Michael Jackson con canciones como “Shake your body”.

Se movió con clase, acompañado de una decena de bailarines y músicos, animó a los asistentes con aplausos, les dejó cantar y emocionó con un registro variado de baladas, soul, funky, blues y ante todo mucho pop.