•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

“X-Men: Days of Future Past” es la séptima entrega de la saga cinematográfica de estos personajes de Marvel, creados en 1963 por Stan Lee y Jack Kirby, y que saltaron al cine en el año 2000. Y supone la reunión de los actores que han interpretado a los personajes principales en las dos etapas de su adaptación al cine.

Entre 2000 y 2006 fueron Patrick Stewart e Ian McKellen quienes interpretaron al Profesor Xavier y a Magneto, respectivamente, los líderes de las dos facciones de los mutantes en lo que se refiere a su relación con los humanos, de enfrentamiento o de búsqueda de la convivencia.

Para tratar de rejuvenecer la saga, los productores decidieron contratar a unos actores más jóvenes para interpretar a los X-Men, y a Stewart y McKellen los sustituyeron James McAvoy y Michael Fassbender, en “X-Men: First Class”, que contaba el origen de este grupo de mutantes.

En aquella película de 2011 el nexo de unión entre las dos versiones era Wolverine, el personaje que interpreta Hugh Jackman en todas las películas.

Ahora, en “Days of Future Past”, el interés está en ver a todos reunidos en una misa historia, aunque eso sí, separados por el tiempo y el espacio, con la excepción de nuevo de Wolverine, que vuelve a ser el elemento común de las dos generaciones, al viajar del futuro al pasado para evitar la destrucción total de los mutantes.

Reunión de las dos generaciones

Ese salto en el tiempo permite que, por primera vez, compartan pantalla los actores que encarnaron a los X-Men en la primera trilogía con sus sustitutos más jóvenes. Algo que hasta ahora solo había hecho Hugh Jackman que, encarnando a Wolverine, parece no tener edad porque salta de una historia a otra sin importar si sus años casan con los del resto.

Tras “First Class”, en la que se planteaban los orígenes de los X-Men, lo que de paso permitía rejuvenecer notablemente el casting, la idea ha sido reunir en una misma historia a la mayoría de los actores que han interpretado a los personajes en las diferentes películas.

Una idea, la de mezclar épocas y personajes, que funciona, aunque parezca descabellado. Y no solo funciona, sino que de puro disparatada resulta muy divertida, especialmente en la época de los jóvenes, un 1973 lleno de ropa de flores y estética “kitsch” que rodea a unos mutantes que se ven implicados en el asesinato de Kennedy o en la crisis de los misiles, aunque sea de forma tangencial.

El futuro de los X-Men

Porque esta séptima entrega no será la última de una saga rentable y muy esperada por los espectadores de todo el mundo.

Al final de “Days of Future Past”, para los espectadores con paciencia y que se esperen hasta el final de los títulos de crédito, hay una breve secuencia que muestra las primeras escenas de “Apocalypse”, prevista para 2016, que estará de nuevo dirigida por Bryan Singer.

 

2000 ES EL AÑO en que salta al cine la cinta “X-Men”.