•   Rabat  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un Ricky Martin lleno de energía deleitó anoche a sus fans a golpe de cadera, en un concierto en el que no faltaron grandes temas como “Living la Vida Loca” y en el que el público saboreó el ritmo latino.

El presentador calificó al artista puertorriqueño como “el embajador de la música latinoamericana” y bromeó contando que el artista a pesar de “ser vegetariano se ha comido estos días un “tajin” (plato tradicional marroquí) de pollo”.

Ricky Martin, que llegó con tres cuartos de hora de retraso, salió al escenario vestido con un traje de pantalón y chaqueta blancos, mismo color que el de sus coreógrafos.

Se lanzó a cantar “Come with me” ante un público que fue llegando progresivamente a medida que avanzaba el concierto, en el marco del Festival de Mawazine, el evento musical más importante en Marruecos.

El artista, que saltó a la fama con el tema del Mundial de Fútbol de 1998, “La copa de la vida”, cantó en un escenario al aire libre y como es habitual en este festival se mezclaron junto a los fans del artista, familias con niños, parejas y grupos de jóvenes que se acercaron al concierto para disfrutar de este evento gratuito.

“Buenas noches ¿qué tal? Es mi primera vez en Marruecos. Es un país muy, muy caluroso”, exclamó el cantante boricua, que tras interpretar temas como “Shake you bon-bon” continuó con la balada “Vuelve”, de la que dijo que era “una de mis favoritas”.

Se cambió varias veces de ropa y abandonó el blanco para decantarse por el negro en un escenario convertido a mitad de concierto en un ambiente cercano al de un cabaré, mientras los carteles enarbolados por el público con la frase de “I love Ricky Martin” comenzaban a levantarse con más ímpetu.