•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No es la historia ni de la creación del mundo ni de la encarnación del Hijo de Dios, sino un argumento que toca el músculo de la fe. Tierra de María es el nombre de la película que se estrena mañana en Nicaragua.

El hilo conductor es una investigación que busca validar o descartar las apariciones marianas y lleva a Juan Manuel Cotelo, protagonista y director del filme, a recorrer seis países de tres continentes para conversar con personas que han dejado sus exitosas vidas atrás para consagrarse a Dios y a María.

Iconografía religiosa

Entre sus entrevistados está la actriz y modelo colombiana Amada Rosa Pérez, a quien vimos hace algunos años en "La costeña y el cachaco". Esta bella joven confiesa que abortó y su vida, a pesar de estar llena de éxito, estaba vacía hasta que encontró paz en Dios.

Ángeles sin alas, Dios sin barba, no hay serpiente en la historia del engaño a Eva, y el fruto prohibido no es una manzana. Sin esos elementos típicos Cotelo hilvana el relato bíblico y justifica la ausencia de estos, diciendo que “estamos muy condicionados con la propia historia del arte”.

“Como hemos visto en la capilla Sixtina a un Dios barbudo y como se representa en la historia del arte a Adán y Eva con una manzana, pues hemos dado por hecho que Dios es así, y que la manzana era la fruta del Edén, pero en la Biblia no aparece esa especificación. La iconografía ha ido cambiando y a la hora de hacer la película pensé que estábamos siendo muy fieles al relato bíblico", señaló.

Cine religioso

Cotelo es dueño de la productora Infinito +1 y al preguntarle a qué apuesta haciendo cine religioso en pleno siglo XXI, cuando la idea de Dios dista de lo que era para el hombre teocentrista, aseveró que "la empresa es la misma que se creó hace más de 2000 años. Jesucristo no vino al mundo para que le fuera bien y esta empresa tampoco. La motivación no es de mercado ni de éxito”.

Asimismo, asegura que hay una cosa que no ha cambiado ni cambiará jamás y es la necesidad que tiene el hombre de encontrar a Dios. “Es como si alguien dijera a partir de hoy no voy a tener sed y ¿cómo lo va a hacer? Porque, aunque no vea el agua va a sentir sed. Igual pasa con Dios, él no es una moda y en la modernidad hay una especie de grito que dice que para ser feliz, debes olvidar los mandamientos, pero ya lo hemos probado y no somos nada sin Dios”, dijo Cotelo.

Cotelo, que en el filme define su relación con la Iglesia como la que tiene con su equipo de futbol: la ve, la aplaude y la critica, pero no participa en el juego, logró iniciar hace ocho años un proceso de conversión que aún está abierto.

Este no es el primer trabajo religioso de Infinito + 1, el anterior fue “La última cima”, una cinta que tuvo muy buena acogida en el mundo, éxito que se augura para Tierra de María, que en Nicaragua fue avalada por el propio Cardenal Brenes, quien asistió al preestreno.

El filme se estrenará esta semana en al menos seis países y llegará hasta Qatar, un hecho sin precedentes si se toma en cuenta la rigurosidad religiosa de las naciones musulmanas.

 

1 millón de euros costó la realización de la cinta.

 

6 países recorrió el protagonista del filme en busca de testimonios de fe.

 

"Dios no es una moda y ya hemos probado vivir sin sus mandamientos, pero no somos nada si no lo tenemos en nuestra vida".

Juan Manuel Cotelo

Actor y director de cine.