• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

La incursión de Volkswagen en el mundo de los todoterreno SUV y de los “off road” no se puede decir que venga de antiguo, por lo menos, en lo que concierne a creaciones automovilísticas para un mercado importante, pero entrado en el nicho sorprende la rapidez de su adaptación.

El sistema de tracción total 4 Motion es su banderín de enganche y este ha llegado a todoterrenos SUV de carácter como el Touareg, pasando por el ‘crossover’ compacto Tiguan para recalar en una berlina tradicional del segmento medio-alto, como el Passat, distinguida en su lucha contra los elementos con la acepción Alltrack y limitada a la carrocería familiar o Variant.

Esta versión se comercializa solo con aditamentos exclusivos y acreditados de la marca, como la caja automática DSG, de seis relaciones, y la dotación de la tracción integral 4 Motion. Un gemelo de la misma, en el ciclo gasolina, es la 2.0 TSI con registro de potencia de 210 CV.

conducción

La oferta se completa con el núcleo de la gama, que no es otro que la motorización diesel 2.0 TDI de 140 CV, pero ofertada en las dos posibilidades de tracción delantera o 4x2, así como en la integral o 4x4.

Esta versión TDI de 177 CV, como la de gasolina de 210, introduce otro elemento clave para mostrar fortaleza en los terrenos más exigentes como el Diferencial Electrónico de Deslizamiento Limitado, identificado por las siglas XDS, y que actúa como prolongación del sistema de Diferencial Electrónico integrado en el sistema de Control de Estabilidad o ESP. El sistema XDS se encarga del bloqueo del diferencial para equilibrar la acción de las posibles inercias del tren delantero cuando se trazan curvas a altos registros de velocidad.

Asimismo, se dispone de un programa específico de conducción “off road”, activable desde el botón al efecto en la consola para adecuar las condiciones de rodadura del coche al terreno que se pisa.

Sistema antibloqueo

De este modo, el sistema antibloqueo ABS aumenta su interacción sobre las ruedas, se consigue una puesta en marcha automática del asistente de descenso en pendientes a partir de 10 grados, mientras que el cambio de doble embrague DSG acomoda sus transiciones a la respuesta del acelerador.

Con toda esta puesta en escena, el Volkswagen Passat Alltrack se transforma en una auténtica berlina todocamino, apta para una circulación con garantías sobre superficies poco amigas de la conducción normal, como el barro o la nieve, es decir, bien preparado para luchar contra los elementos.

El término Alltrack, en el Volkswagen Passat Variant, es, igualmente, identificativo de un estilo externo propio que tiene las principales referencias visuales en unos parachoques exclusivos y pasos de rueda más anchos, con el fin de afirmar musculatura.

Son apreciables también las modificaciones ejercidas en las cotas como la mayor altura libre del suelo en 16.5 centímetros (13.5 en la versión convencional), mientras que los ángulos de ataque, trasero y ventral, reciben una apertura traducida en más grados.

La vida a bordo recoge todos los elementos de una berlina de alto concepto como esta, o lo que es lo mismo, comodidad proverbial de los asientos, separación entre filas amplia, buena capacidad de los mismos acompañados de la ventaja de una sujeción loable.

Un solvente motor

El motor es un viejo conocido de la gama de modelos del Grupo Volkswagen, con lo que solo queda constatar la suficiencia de prestaciones que tiene para mover una masa de peso elevado y posicionado, en esta magnitud, bastante arriba con relación a los Passat estándar. Rápido en las aceleraciones y solvente, mucho, en las recuperaciones, ofrece un empuje muy vivaz desde la parte más baja del tacómetro.

La filosofía de precios Volkswagen no se reforma en este modelo. Queda en la equidistancia, como siempre, entre la competencia generalista, por encima en los nominales, y la premium o de alta gama, por debajo.

590 LITROS de capacidad en el maletero.

4x4 y 4x2 son las versiones disponibles.