•   España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Eva Longoria, que este fin de semana organiza dos eventos benéficos en Marbella (sur de España) con la fundación de la que es anfitriona, Global Gift, al tiempo que disfruta de su familia.

La organización de Global Gift celebró un torneo de golf benéfico en el club La Quinta y mientras las celebridades jugaban, Longoria ha disfrutado del spa junto a su madre y a su hermana para celebrar el 70 cumpleaños de su progenitora.

Por supuesto que la sesión de relajación y belleza ha concluido a tiempo para que la actriz estadounidense de ascendencia mexicana acudiera al almuerzo posterior y a la entrega de premios del torneo.

Lo ha hecho enfundada en un mono azul, con la espalda descubierta y la boca cerrada, pues no ha querido hacer ningún tipo de declaración.

Ayer era el turno de que hablaran algunas de las personalidades de este fin de semana filantrópico. María Bravo, fundadora de Global Gift y alma de la organización, espera superar en esta quinta edición los 81,000 euros del pasado año.

Han comenzado cobrando a los participantes al torneo de golf 125 euros y hoy serán 500 los que deberán pagar quienes quieran asistir a la cena de gala en el hotel Don Pepe de Marbella.

María Bravo ha explicado que “todo lo recaudado irá íntegro para las asociaciones benéficas” Fundación Eva Longoria, dedicada a mujeres de la comunidad latina y a los niños; Fundación Bertín Osborne, para niños con daño cerebral; y Global Gift, que repartirá la parte que le corresponde entre cinco asociaciones de Marbella.

El secreto de la organización de Global Gift es que los patrocinadores corren con todos los gastos y la totalidad de la recaudación llega a las asociaciones, “porque en otras galas, al final hay que pagar los gastos de organización y el dinero que se recoge es para pagar la fiesta”, advierte Bravo.

Iberia paga los desplazamientos de las celebridades; el chef Martín Berasategui corre con la cena; el hotel Don Pepe aloja a los invitados; y la inmobiliaria Bravo Homnes, del hermano de María Bravo, acoge a los miembros de la organización en sus villas.