•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el mundo de las motos de enduro ruteras reina desde hace años la GS de BMW con motor bóxer, todo un símbolo asociado a los viajeros que buscan y encuentran el todo en uno en esta moto que ahora perfecciona sus cualidades elevando la cúspide del segmento a un estatus que es difícil de alcanzar para el resto de las competidoras.

La nueva generación de la BMW R 1200 GS lleva pocos meses en el mercado y se consolida en esa privilegiada posición, gracias a la facilidad de conducción --ahora admite a una mayor fisiología de conductores-- y a la avanzada tecnología embarcada, un aspecto que no molesta al conductor urbano pero que mira con reticencia el aventurero y que la marca compensa con fiabilidad.

La nueva GS sigue conservando su principal cualidad, la versatilidad, ya que se adapta a todo tipo de conducción y escenarios de rodaje, y si no que se lo pregunten a quien ha realizado una prueba más consistente de la nuestra.

La nueva 1200 es tan nueva en todo que obliga a una descripción detallada, porque la moto encierra novedades en cada pulgada de su estructura, aunque su aspecto pueda parecer que es más de lo mismo y nada más lejos de lo real.

La nueva generación, que llega en el noveno año de fabricación de su predecesora, es una moto de nueva creación, muy elaborada, que mantiene los principios básicos que la han convertido en la enduro rutera de referencia, con un aspecto singular y movida con el motor boxer (cilindros opuestos), con los elementos que se imponen en las máquinas modernas, es decir, con un amplio despliegue electrónico a bordo.

Perfección

El equipo de ingeniería de BMW partió de un encargo con órdenes precisas: mantener las virtudes tradicionales pero aumentando las prestaciones generales, perfeccionando e incrementado la capacidad de maniobra, las cualidades ruteras y sus posibilidades para transitar por terrenos difíciles, y asegurar el futuro de la moto en seguridad, ruido, confort y emisiones de escape ante la constante exigencia de reducción de los gases contaminantes y los de efecto invernadero. El pliego de condiciones ha requerido de un esfuerzo de ingeniería de redefinición completa que ha generado, por ejemplo, un motor muy retocado de refrigeración combinada por aire y agua, con flujo vertical, caja de cambios integrada y cardan en el lado izquierdo, en el lado opuesto al anterior.

Un mezcla de etilenglicol y agua ha sustituido al aceite utilizado en el sistema de refrigeración de los cilindros en la anterior GS, lo que proporcionado mejores cualidades térmicas, ya que consigue disipar el calor de modo más eficiente.

Otra de las grandes novedades de esta nueva generación de la 1200 GS es la integración de la caja de cambios de seis marchas en el cuerpo del motor, que se conecta por un embrague en baño de aceite con función anti-rebote (anti-hopping), en vez del embrague en seco utilizado antes.

El nuevo motor rinde 125 caballos disponibles a 7,700 revoluciones, gestionados a través de un acelerador y regulador de velocidad electrónicos, que transmite las órdenes del conductor a la unidad de control del motor a través de un sensor en el puño.

Espectacular

El conductor, adicionalmente, tiene a su disposición la posibilidad de elegir entre cinco modos de conducción --Rain, Road, Dynamic, Enduro y Enduro Pro--, aunque este es un equipamiento opcional.

Los cinco modos de conducción se combinan con tres reglajes diferentes del acelerador y, por lo tanto, otros tantos modos de funcionamiento del motor.

A este sistema va unido el control automático de la estabilidad ASC (Automatic Stability Control), que ha sido adaptado específicamente a las características de una moto enduro.

La geometría del chasis mejora la maniobrabilidad de la moto en asfalto, en pistas o en terrenos más accidentados. Es una de las sensaciones que mejor se percibe cuando se somete a la moto a distintos escenarios de conducción.

La moto resiste más de lo que se aprecia a simple vista y se mueve con mucha facilidad fuera del asfalto, a pesar de tratarse de una moto pesada de 238 kilos, incluido el sistema ABS. El secreto está en dosificar el gas y en dejar que los sistemas de ayuda electrónica actúen si no se quiere “trabajar”, en cuyo caso tampoco es difícil el control de la moto, especialmente, en terrenos muy blandos.

Además, tranquiliza la potencia de frenada de la nueva GS, muy superior a la de la antecesora. Lleva adelante mordazas monobloque de fijación radial, mientras que el disco del freno trasero tiene un mayor diámetro. El ABS es de serie.

Buen viaje

Los asientos, por otra parte, tienen un mayor margen de ajuste. El del piloto puede regularse en altura e inclinación, permitiendo el acomodo de una mayor variedad de conductores, por lo que el confort es óptimo. El asiento del acompañante puede ajustarse horizontalmente, y ello permite una distancia óptima entre los dos ocupantes de la moto.

El conductor también puede regular la altura de manillar mediante una sencilla operación y cuenta con un nuevo tablero de instrumentación con un completo ordenador que puede mejorarse con otro más avanzado, pero de forma opcional.

Con la nueva GS se pueden hacer muchos kilómetros sin fatiga. El manejo del motor es ahora más rápido y hay menos pérdidas entre marcha y marcha y el cardan tiene menos inercias.

Frente a su antecesora, la de agua vibra muchísimo menos y la mecánica emite menos ruido. En general, esta GS es de conducción menos exigente que sus competidoras más directas, sea sobre asfalto o tierra, en la que es difícil de superar.

 

125 caballos disponibles a 7,700 revoluciones.

 

Funcional. Versátil y con múltiples posibilidades dinámicas para ajustarse a cualquier situación.