• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Cada semana el programa “Supervivencia al desnudo” (Naked and afraid) deja a dos completos extraños (un hombre y una mujer) en un ambiente alejado completamente de la civilización para que sobrevivan por 21 días. La producción del programa deja a la pareja secos, sin comida, agua ni ropa. Los participantes deben sobrevivir gracias a sus habilidades y a un ítem personal que cada uno puede llevar.

En Latinoamérica se está mostrando la primera temporada, mientras que en Estados Unidos van por la tercera. El último episodio de la serie tuvo como escenario la Reserva Natural Macizo de Peñas Blancas en Nicaragua.

Jaclyn McCaffrey, de 25 años, y Adam Young, de 29, fueron los protagonistas que pisaron tierra nicaragüense. Tras pasar frío, escuchar ruidos de pumas y comer flores y caracoles lograron terminar el desafío.

Extremo

Ambos concursantes consideran que, aunque la vista que tenían era bella, lo más difícil fue el frío de las noches. “El área donde estuvimos era hermoso. Lo amé. Pero el frío era casi inaguantable. La temperatura en la noche bajaba significativamente, dejándonos a nosotros con noches sin dormir. El frío hizo que la experiencia fuera extrema”, aseguró Jaclyn a El Nuevo Diario.

En el capítulo se muestra como una noche escucharon los ruidos de un puma, lo que mantuvo alerta los participantes, pero finalmente nunca ven al animal.

“Sorprendentemente no vimos tantos animales como uno pensaría. Ellos podían sentir nuestra presencia y la presencia del equipo de grabación. Vi muchos colibríes, tucanes, ardillas, ranas, etc.”, explicó Adam.

Además de pasar desafíos como el frío, el hambre y la deshidratación, Jacly tuvo que lidiar con su período de menstruación. Pese a que el elemento que llevó a la aventura fue un encendedor, también le fue permitido llevar productos higiénicos modernos. “Decidí llevar una copa menstrual. No la había usado antes, pero sentí que sería más fácil y menos asqueroso que tampones. Estuve muy feliz con mi decisión”, narró la participante.

¿Qué comieron? Uno de los beneficios que encontraron en tierra nicaragüense, fue la variedad de frutas y opciones para alimentarse. Para obtener algunas calorías diarias comieron bananas, naranjas, granos de café, flores comestibles, lagartijas, cangrejos y serpientes. Estos tres últimos solo sirvieron de alimento para Adam, ya que Jaclyn es vegetariana.

Gracias al bambú que hay en la zona pudieron construir un refugio y usarlo para beber agua fresca.

Experiencia

Además de su estadía extrema en el Macizo de Peñas Blancas, los dos aventureros pudieron ver un poco de Managua mientras viajaban en un vehículo. Esto sucedió tras bajar del avión y después se hospedaron en La Dalia.

A pesar de su breve paso por sectores habitados, Nicaragua cautivó a los jóvenes. “Es uno de los países más bellos en los que he estado. Ojalá hubiera tenido la oportunidad de recorrer más el área”, aseguró Adam, quien además destacó que los nicaragüenses son uno de los pueblos más amables, generosos y acogedores que ha conocido en el mundo.

Por su parte, Jaclyn agradeció la experiencia. “Realmente aprecio la oportunidad de conocer a la hermosa gente y cultura de Nicaragua antes de que fuera cortada de la civilización”, dijo.

A través de las redes sociales, los fanáticos destacaron el capítulo en Nicaragua como uno de los mejores del programa televisivo. A diferencia de otras parejas, Jaclyn y Adam congeniaron y trabajaron bien como un equipo. Respetaron sus diferencias, consideraron las ideas e incluso durmieron abrazados para protegerse del frío en las noches.

1 capítulo se ha grabado en Nicaragua.

3 temporadas lleva el programa en el aire.

21 días duró el desafío en el Macizo de Peñas Blancas