• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

"El jardín de la cuchilla" es un título sugerente para un poemario que en realidad no esconde ningún misterio, según su propio autor, el escritor Carlos Pérez Alonso. Él y su esposa viven en ese sitio en el que la naturaleza campea a su antojo. Él es un leonés que abandonó el terruño muy joven, vivió 30 años en México, luego radicó en Guatemala, El Salvador, Estados Unidos, Italia, España, entre otros países, y está regresando muchos años después.

El poemario está dividido en tres partes. Cada una tiene independencia, sin embargo, se conectan entre sí porque tienen continuidad, según su autor.

La primera parte es el viaje, en la que describe su retorno a León, sus primeros contactos con la mujer amada, “y como estamos en el siglo XXI esos primeros acercamientos son por celular, por eso uno de los poemas es ‘El número de tu celular’. Mi primer despertar en León y mi primera Purísima también están en este libro. Termino con un poema que se llama ‘Mano seca de adioses’, porque ya no me iré más", aseguró Pérez Alonso.

La segunda parte refleja el encuentro del escritor con el jardín. Conoce árboles, flores, frutos y las cosas que su musa le va enseñando en el jardín y describe las vivencias que le suceden en el jardín de la cuchilla.

Virgen del Rescate

“Hablo de mi encuentro con el viento convertido en tiempo, la noche convertida en sinfonía de muchos ruidos, la contemplación del cielo y las constelaciones. Ver cómo pasa la vida a través de la maduración de una guayaba y el concepto de la eternidad. Cómo lo vanidosas que son las orquídeas las convierte en vulnerables porque son menos resistentes, porque se desbaratan y desaparecen, algo que no les pasa a los jícaros, que caen fuertes y duros al suelo", dijo Pérez Alonso.

Asimismo, aclaró que esa parte del poemario no es una descripción de animales, frutos y plantas, sino la significación de ellos, que es simbólica y reflexiva.

La tercera parte del libro es “Virgen del Rescate”. En ella, su esposa, María Celia, es elevada a un rol de conductora en el sendero, como el de la Beatriz de Dante. Él afirma que lo rescata de una vida de aventuras, pero no de vagancias.

La obra se presentó en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica.

Seguí a la autora en Twitter: @LetziraSevilla