•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

La cocina se renueva cada temporada, siempre. Los electrodomésticos, desde el más pequeño hasta el más grande, tienen un diseño atrevido y práctico. Lo mini cada vez tiene mayor espacio en el hogar. La idea es optimizar centímetros al máximo aunque se trate de cocinas con muchos metros. Las líneas se depuran y se trazan como en el prototipo del mejor deportivo, que también entra a la velocidad del rayo en la tecnología de la firma alemana Poggenpohl.

Familias de pocos miembros y casas de reducidas dimensiones tienen en los electrodomésticos mini todo un arsenal de buenas opciones para ampliar la cocina.

El diseño americano demuestra que es capaz de ofrecer lo mayor y lo menor, desde frigoríficos de doble puerta hasta pequeños tamaños estilo “minibar”.

Mínimas dimensiones que no renuncian a la estética, como es el caso de frigoríficos y congeladores como los de U-Line, con tan solo 45 centímetros de ancho y 60 de alto, con capacidad para 96 litros, u otro modelo, algo mayor, de 60 centímetros de ancho, lo habitual, y una capacidad de 136 litros. Se pueden adaptar a cualquier cocina y logran así aumentar el espacio en la zona superior.

Mínimas dimensiones

La firma de electrodomésticos americana equipa al congelador con un sistema Polar, que permite mantener los alimentos a una temperatura de entre 15 y 18 grados centígrados bajo cero. A pesar de tratarse de elementos pequeños, disponen de tres amplios cajones de diferente tamaño para distribuir los alimentos, para así situar la compra según su espacio.

Cualquier modelo se encuentra en acero inoxidable y negro, además del tradicional blanco; todos ellos se pueden panelar como el resto del mobiliario de cocina.

Evolución y experiencia

La firma Conforama apuesta por diseños elegantes, prácticos e inteligentes. Opciones contemporáneas que se adaptan a los metros de espacio disponibles, con islas que se abren al salón dejando cocinas diáfanas que comparten lugares más amplios.

Para aquellos que disfrutan de un espacio como este, la marca ha denominado a una de sus cocinas “Salsa”, donde el mejor “chef” doméstico dispone de espacio para cocinar sus mejores recetas, con colores neutros aptos para cualquier espacio.

A los que les guste un toque de mayor vitalidad, “Miño” es la opción más atrevida, con un acabado en brillo púrpura que añade calidez a los electrodomésticos metalizados.

Porsche diseña cocinas

Porsche Design y Poggenpohl han colaborado en una nueva colección de cocinas. “El diseño innovador y la ingeniería de precisión se combinan para crear una cocina con un atractivo único y duradero”, dicen desde la firma de cocinas alemana. Las características que la definen son el aluminio como su común denominador, símbolo de fortaleza, “sencillo” y lineal, aseguran. A diferencia de la cocina empotrada tradicional, los elementos no necesitan ser alineados en columnas sino que pueden ser colocados en cualquier lugar dentro de un marco establecido.

Frentes sin tiradores ponen de una manera más intensa de manifiesto las líneas limpias de los muebles de la cocina, mientras que los tiradores realizados en aluminio contribuyen a acentuar las líneas horizontales de la cocina. La apertura de los cajones con el leve tacto de la yema del dedo y la suavidad de su cierre es un aliciente más.

Directamente “made in Italy”, Smeg integra los fregaderos con la encimera de trabajo para componer una zona funcional con un diseño propio, donde el valor de los materiales es la piedra angular del diseño. Entre estos, el acero o compuestos con cristal, como los modelos cristadur y cristalite, cuya funcionalidad, según la firma, han puesto a prueba distintos estudios.

Los accesorios son una parte importante de ellos: cestos, coladores de pasta, tablas de trabajo en cristal y madera maciza aportan un elemento práctico más a esta área.

 

45 centímetros de ancho y 60 de alto tienen algunos frigoríficos.