•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La presencia del conde Théobal Choiseul Praslin era más fuerte que nunca. La perpetuidad de su sangre estuvo representada por cada uno de sus descendientes, los que acudieron de diversas partes del país para conocer el fruto de la mezcla de historia y ficción que dio como resultado la novela Choiseul Praslin en Nicaragua.

Su autor, Eddy Kühl Aráuz, estuvo acompañado en la mesa de presidium por Francisco Arellano, presidente de la Academia Nicaragüense de la Lengua; por Raúl Amador, su sobrino y representante de Invercasa.

Asimismo, también estuvo con él la señora  KinSwan Guzmán, una ex detective estadounidense casada con un descendiente del conde y cuyo aporte a la obra es relevante, al punto que realizó una investigación sobre los pasos del aristócrata francés que huyó de su patria acusado de haber manchado sus manos y su título noble con la sangre de su celosa esposa, la condesa Fanny-Altarice Rosalba Sebastiani Praslin.

Descendencia

La intervención del señor Raúl Amador giró en torno de reconocer la encomiable labor del autor, al darse a la tarea de desentrañar una historia por demás fascinante y sobre todo incidente desde el punto de vista social, porque muchos de los descendientes de Choiseul Praslin son destacados intelectuales de nuestro país, sobresaliendo la escritora Gioconda Belli.

Por otro lado, don Francisco Arellano, prologuista de la obra, hizo un recorrido por la vida aristocrática del conde, dejó por sentado el hecho de que la condesa no era de clase noble pero sí tenía mucho dinero y, sobre todo, felicitó a Kühl por dedicarle 17 años de su vida a escribir la historia que hoy condensa en el libro.

Finalmente, la palabra fue cedida al escritor que ha dedicado gran parte de su vida a estudiar la historia de Matagalpa. En primer lugar se mostró muy agradecido por la numerosa concurrencia y presentó la genealogía de los descendientes de Choiseul Praslin, también habló sobre varios de los personajes de la novela, que invitó a leer.

El acto cerró con la intervención musical de Mario Sacasa y con la romería de asistentes que buscaban la firma del escritor. La obra está disponible en Hispamer.