•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Es la vida misma congelada en imágenes que parecen estáticas, pero en realidad irradian fuerza y energía.

Doña Tiba es la protagonista del proyecto fotográfico en el que se retrata el día a día de una familia que habita en Nueva Segovia, rodeada por la vitalidad de la tierra y los frutos que brotan de ella, producto del empeño con que se labra el campo.

La artista de la fotografía Candelaria Rivera se trasladó hasta el hogar de esa familia y empezó a disparar flashes con su cámara, para lograr captar la esencia de esa comunidad en la que afirma que el tiempo pasa, pero las tradiciones se conservan y las raíces de sus habitantes se cuidan con esmero.

Doña Tiba, la abuela, es la insignia del matriarcado, imagen fuerte y respetada por sus hijos, nietos y bisnietos, relación que se evidencia en la serie de imágenes que su autora describe como que tienen “un aire y olor a tiempo en el ambiente, la vida cotidiana se ve empapada de ese realismo mágico latinoamericano que se descubre al sumergirse en la montaña y en la intimidad de esta familia laboriosa, unida y digna, donde la milpa simboliza la esperanza”.

En Argentina

Estas postales nicaragüenses arropadas bajo el título "Amor de Campo" sirvieron como embajadoras de nuestro país en la meca de la fotografía artística mundial. Un espacio en el que la luz es el principio rector, la imagen el objeto deseado y el ojo el órgano selectivo.

“Festival de la luz” es ese microcosmos en el que se desarrolla un inmenso conjunto de actividades relacionadas con la fotografía artística internacional, el cual se lleva a cabo cada dos años, en los meses de agosto  y septiembre, en Argentina. Este evento es organizado por la Fundación Luz Austral y constituye un referente legitimador de la fotografía en la región, como así un punto de contacto e intercambio entre los fotógrafos latinoamericanos y los principales eventos mundiales relacionados con la disciplina fotográfica.

Este 2014, Candelaria Rivera fue invitada y compartió que “ha sido un gran paso y fue increíble estar el día de la muestra con tanta gente. Me sentí contenta porque escogieron mi proyecto para cerrar el festival y estuvieron presentes todos los que vinieron a exponer desde otros países; yo no lo podía creer, mi pecho estaba por explotar pensando que estaba Nicaragua presente. Fue como un sueño hecho realidad”.

Asimismo, Rivera resaltó que mientras vivía ese momento tan especial, no pudo evitar recordar el primer día que llegó “con una mochila llena de sueños que poco a poco con perseverancia se van cumpliendo. Estoy consciente de que el camino es largo, pero lo importante es ir disfrutando cada paso, aprendiendo de cada momento”.

Proyecto

Por otro lado, la artista dijo que el próximo paso en su carrera es mover la muestra “Amor de Campo” a otras galerías. Además, resaltó que con la muestra en el Festival de la Luz es la tercera vez que expone este proyecto, que antes estuvo en Londres (Inglaterra) y en Nicaragua.

“Ahora quiero promoverlo acá en Buenos Aires y estoy pensando en la posibilidad de ir armando un libro con este trabajo, porque cada año que voy a Nicaragua me voy al campo con esta familia que me abrió sus puertas y cada vez aprendo más y más de ellos”, finalizó Candelaria Rivera.

 

3 países han acogido la exposición "Amor de Campo".

 

8 años lleva en la fotografía.