•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Era el 8 de diciembre de 1980, un lunes. El cantante John Lennon tuvo una agenda bastante apretada, que incluyó una sesión fotográfica y una entrevista radiofónica. Después, junto a su esposa, Yoko Ono, fue a trabajar en la mezcla de un nuevo tema cuando en las afueras de su edificio lo interceptaron varios fans en busca de un autógrafo.

Entre ellos estaba Mark David Chapman, un chico de 25 años de edad que una vez obtuvo su autógrafo, quedó aparentemente satisfecho. Cinco horas más tarde volvió a encontrarse con el astro de la música, pero esta vez no quería una firma, sino su vida.

Con cinco balas de punta hueca Chapman mató a Lennon, con un revólver calibre 38 Special de Charter Arms. 

34 años después, el asesino, condenado a cadena perpetua, pidió su libertad condicional por octava vez. Mark recibió esta pena en 1981, después de ser declarado culpable de asesinato en segundo grado por disparar cinco veces a Lennon.

Ante esta petitoria, según “lavanguardia.es”, el reo fue entrevistado por funcionarios del Estado, quienes analizaro su solicitud, pues desde 1994 Mark tiene un expediente ‘limpio’.

Yoko Ono se opone a libertad condicional de David argumentando que si el asesino sale a la calle podría estar en riesgo su vida, porque lo podrían atacar algunos fans del ícono musical. Asimismo, considera que es un riesgo para la seguridad de ella y su familia.

Finalmente le fue negada la petición y deberá esperar hasta agosto de 2016.