•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El nombre proviene de las cualidades típicas del gato: curioso, flexible, ágil, cae siempre en sus extremidades y tiene muchas vidas. “Es como un amuleto, una protección”. Así lo describe Luisa Montoya, cofundadora, codirectora artística y artista de la primera compañía independiente de circo contemporáneo de Colombia, La Gata Cirko. Y esas características felinas fueron las que maravillaron la noche del jueves 4 de septiembre al público de la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío, TNRD.

El grupo artístico fue traído a Nicaragua por la Embajada de Colombia, en conmemoración al cuadragésimo quinto aniversario del TNRD. El espectáculo, presenciado por la comunidad colombiana radicada en el país y demás invitados, comenzó con la entonación de los himnos de ambas naciones, seguido por palabras de Ramón Rodríguez, director del TNRD, y de Luz Stella Jara Portilla, embajadora de Colombia en Nicaragua. Y comenzó la magia.

Derroche

Diez artistas presentaron sobre el escenario a las 7:00 p.m. la obra “Zoom”, incluyendo a Felipe Ortiz y Luisa Montoya, sus autores. Por una hora y media, la tríada de palabras "imagina, inventa, crea", que representan a La Gata Cirko, iluminaron el edificio insignia de la cultura en Nicaragua. Como con el "zoom" de una cámara de vídeo, el drama circense se enfocó con mucha originalidad en la vida de un vendedor ambulante de paraguas, una mujer trabajadora y conflictiva, un hombre solitario y melancólico, y dos policías torpes pero muy carismáticos que de alguna forma buscan regular el bien y el mal.

En el show hubo de todo, coreografías de acrobacia y danza, trapecistas, tela acrobática, mímicas, música en vivo por parte de la cantautora Jimena Ángel, y todo ello convergiendo en una narración accesible y sin diálogos. Llamó la atención que los trucos aéreos fueron ejecutados por los actores sin ningún tipo de protección. Montoya, al respecto, afirmó: "Para ello normalmente practicamos unas 4 horas diarias. No solamente la técnica específica sino trabajos físicos, flexivos. Cuando tenés mucha práctica, incluso podés inventar nuevos trucos".

Bonito gesto

En dado momento, los payasos del circo –o mejor dicho los policías–, el mismo Felipe Ortiz y Daniel Orrantia, invitaron a cuatro mujeres del público para ayudarles con la filmación de una escena para una película que diera buena imagen de su trabajo (cine dentro del teatro). Al principio, un poco tímidas, las dos muchachas y dos señoras lograron actuar y hacer reír al público con mucha naturalidad, siendo ovacionadas incluso por los artistas.

Alicia Sáenz, una de las jóvenes invitadas a escena, se quedó un rato más e hizo parte de la fiesta final, que estuvo alegrísima al mejor son colombiano: la cumbia.

El festejo se ganó las palmas rítmicas de la sala, y Sáenz lo describió así: “Al comienzo me dio mucho nervio, pero ellos me estaban hablando normal, como si nos estuviéramos conociendo. Me dijeron que iban a hacer un puente y que bailara con ellos, tranquila. Fue muy divertido”.

"Chévere la conexión con el público"

Durante el brindis después de la obra, El Nuevo Diario intercambió con el elenco. Felipe Ortiz, encargado de invitar al público a pasar sobre tarima, dijo que la conexión con el público es "muy chévere, nos gusta mucho tener ese contacto, de traer gente al escenario y tratarlos con amabilidad y respeto, que sientan alegría y se diviertan, haciendo reír a la gente".

Jimena Ángel, que interpretó un tema propio durante la función con voz impresionante, habló del público nicaragüense que colmó la sala: "El público estuvo excelente, muy receptivo. Desde el comienzo, solo con el cantar de los gallos, nos dijimos tras cortinas: "mira, se están riendo por el gallo, esta noche será especial". Y lo fue. No por nada La Gata Cirko forma parte del catálogo cultural de la Cancillería de Colombia.

"Queríamos traer algo diferente, porque anteriormente vinieron espectáculos musicales. Teníamos excelentes referencias de La Gata Cirko, porque estaban en el catálogo cultural de la Cancillería (de Colombia). A mí me encantó, estoy maravillada, fue una mezcla de muchas artes, pero básicamente es el circo moderno, contemporáneo", se expresó durante el coctel Luz Stella Jara Portillo, embajadora del país sudamericano.

Por último, ayer más de 900 niños disfrutaron del mismo show a las 10:00 a.m. Este público juvenil fue reunido por el Ministerio de la Familia, y era proveniente de escuelas públicas y varios orfanatos. Esta obra será presentada los días 19 y 20 de este mes en Montevideo, Uruguay, para el Festival Internacional de Circo.

 

900 NIÑOS disfrutaron del show.

 

"Es la primera vez que venimos a Nicaragua y estamos súper contentos. La atención de la gente ha sido cálida, con quienes hemos tenido contacto se han portado muy amables".

Luisa Montoya, cofundadora de La Gata Cirko, de Colombia.