•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una vez superadas las primeras impresiones de conducción obtenidas en el mismo momento de su lanzamiento comercial, ha llegado el tiempo de un análisis más intenso tras una utilización más prolongada de este nuevo Porsche e inevitablemente la comparación con el Cayenne.

Un balance final inclina la balanza en favor del Cayenne en algunas facetas. Precio, diseño y prestaciones son tres pilares básicos en los que el Macan nos parece aventajado, al margen de una funcionalidad que es casi idéntica al modelo superior del catálogo SUV de Porsche.

El Macan, después de una larga espera de cuatro años desde que se anunciara, no defrauda y satisface por encima de lo esperado las expectativas puestas en él. Es un Porsche por los cuatro costados, además.

Tiene una semejanza visual con el Cayenne, pero ha sido muy depurada. Es menos pesado en los trazos y resuelve con líneas muy limpias, algunas zonas de la carrocería, especialmente en la trasera, dominada por unas atractivas ópticas en relieve que ayudan a ensanchar la figura del Macan.

Más deportivo

A favor del Macan está una silueta más deportiva, inclinada en la parte trasera, y una línea de techo más baja, lo que no impide que en el interior viajen cómodamente pasajeros de talla alta en la zona trasera.

Las perspectivas frontal y trasera descubren una carrocería muy musculosa, ensanchada en la línea de cintura, con un resultado visual conjunto muy poderoso y con elementos de diseño tomados del deportivo 911 y del ultra selecto híbrido enchufable 918.

La arquitectura de las luces delanteras es muy similar a la del nuevo Cayenne y la firma lumínica es la que caracteriza a la marca, que ha optado desde la aparición del Cayenne por cuatro puntos led que dibujan las esquinas de un cuadrado.

En cambio, el diseño de los grupos ópticos traseros es totalmente nuevo y más moderno que el utilizado en el Cayenne. La luz de posición y la de intermitencia son rectas, mientras la de freno circunda el grupo óptico.

Muy llamativo

Este particular diseño está rubricado por una zona central particular, en la que se concentra la mayor cantidad de controles de acceso a los sistemas del auto. En la parte superior, los de manejo de los sistemas de información y entretenimiento y en el túnel central, alrededor del selector de cambio, lo relacionado con la conducción, especialmente los de control del chasis, los modos de conducción del sistema "off road" y los disponibles sobre asfalto, incluida la función Eco de conducción eficiente.

En la parte posterior se ofrece holgura para tres pasajeros, aunque siempre serán mejor dos por la ergonomía de los asientos. Los ocupantes pueden ser de talla alta sin temor a rozar con el techo y acceden al interior a través de dos generosas puertas que abiertas dejan un buen acceso a esta zona del vehículo.

 

3 ocupantes de talla alta podrían caber en la parte trasera de este auto.

 

1,880 kilógramos es el peso de este vehículo.