•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

Las sensaciones de tanta caballería ya quedaron apuntadas, aunque con 50 caballos menos, en la prueba dinámica de la carrocería cabrio del F-Type, un deportivo con una argumentación mecánica y dinámica de alto nivel, muy superior a, al que puede considerarse su antecesor en la marca, el XK, más elegante que efectivo.

En esta ocasión estamos ante la versión coupé o cerrada del F-Type, dotada de un estilo que impone más y especialmente en este caso, ya que se trata de la versión R, que el no menos vistoso F-Type Convertible.

Con la arquitectura cerrada, el F-Type obtiene una posición distinta en el mercado, al medirse ya con los clásicos súper deportivos cerrados, firmados por la no menos clásicas marcas de este segmento de los deportivos de alto rendimiento, como puede ser la alemana Porsche o la italiana Ferrari, salvando las diferencias que pueda haber con ellos, aunque dependiendo del capítulo comparativo.

El F-Type R Coupé, con 550 caballos sobre el asfalto, se mide sin complejos en este exclusivo mercado, que impone, también, condiciones al conductor si no quiere meterse en peligrosos líos de pilotaje.

Llevar de paseo este F-Type no implica mayores riesgos, pero tratar de hacer evidentes los 550 caballos de su V8 son palabras mayores, teniendo en cuenta que se trata de un propulsión, es decir, con toda la caballería galopando en el eje trasero.

El tener capacidad de compra para gastarse 160,000 dólares no garantiza una conducción segura de este bólido que, como tal, y a pesar de la ayuda electrónica embarcada, se tiene que ceñir a unas leyes físicas que, ciertamente, están ampliadas con ingeniería muy eficiente pero que imponen unos límites que por elevados pueden derivar en consecuencias también mayores.

Se ha de medir mucho en este coche prescindir o desconectar las ayudas electrónicas, porque la progresión y suavidad de reacciones con ellas pueden tornarse en brutales, sin posibilidad de retorno.

En conducción dinámica, como todo GT de propulsión, hay que medir mucho las llegadas a las curvas. La gran potencia de frenada de este R es un buen aliado de esta versión y el hecho de que el motor esté ubicado en la parte delantera, porque fija una mejor distribución del peso y ayuda a meter el morro en la trazada que el piloto propone, a través de una dirección de asistencia eléctrica, muy rápida y efectiva.

Estética

Los antecedentes estéticos del F-Type están en el concepto C-X16 presentado en 2011, especialmente en las formas delanteras, que dibujan los diseños originales de la marca. En la parte trasera el diseño se separa de la tradición de Jaguar y, siendo muy moderno, busca una nueva estética más llamativa.

La silueta de esta carrocería cerrada es marcadamente coupé, con una inclinación de la línea de techo que empieza su recorrido descendente muy cerca del pilar A, combinada con una línea de cintura alta y ascendente en el último tramo, sobre el paso de las ruedas traseras.

En la trasera, la línea de techo puede ser alterada en marcha con el alerón que se despliega automáticamente cuando se supera la velocidad de 90 km/h y no retorna a su posición hasta que se baja de los 65 km/h.

Poco pueden llevar consigo el conductor y el acompañante, al menos en la cabina, porque el sitio es angosto y sin lugares donde dejar los objetos que nos acompañan a diario. Sin embargo, el maletero, a diferencia de las versiones convertibles, ofrece un espacio de carga muy superior, por encima de los 300 litros, lo que permite viajar bien provisto de equipaje.

El conductor dispone de un puesto de conducción de inspiración aeronáutica y acabados muy cuidados, con elementos de información completos, La posición de conducción es muy deportiva y fácil de configurar.

En la zona central, una pantalla con gráficos de buena calidad permite el control de gran número de los dispositivos destinados a la conducción, como los de ajuste de suspensión o motor.

Finalmente, esta versión, la más radical de toda la familia, ofrece una experiencia de conducción que le sitúa entre lo más granado del mercado de los deportivos de alto rendimiento, presentando batalla en lo dinámico y en lo comercial.

 

300 kilómetros por hora tiene de velocidad máxima.

 

159 mil dólares es el precio de esta máquina de lujo.