•  |
  •  |
  • AFP

El actor británico Idris Elba recorrió un largo camino desde su infancia en un barrio modesto de Londres hasta convertirse en uno de los actores más buscados de Hollywood, y ahora piensa en dirigir.

Galardonado con un Golden Globe por “Luther”, el actor de 42 años que se hizo notorio en la serie policial “The Wire”, participó en el filme de alto presupuesto “Thor” y luego encarnó en la gran pantalla el año pasado al icono de la lucha contra el apartheid, Nelson Mandela.

Actualmente se le puede ver en el policial “No Good Deed”, estrenado el viernes en Estados Unidos, en el que personifica a un asesino. “Trato de variar”, explicó a un pequeño grupo de periodistas en la presentación en Los Ángeles de su nuevo filme.

Cuidadoso de escapar a los encasillamientos, afirma que su intención “es ser un actor que luego de representar a Mandela pasa a un papel de psicótico. Eso es lo interesante en mi opinión”.

Orgulloso de ser un verdadero “Cockney” (un habitante de los barrios obreros de Londres) --su padre trabajaba en una planta automotriz-- comenzó a actuar profesionalmente hace 20 años, haciéndose conocer internacionalmente en la exitosa “The Wire” a partir de 2002, serie en la que interpretaba al capo de la droga Russell “Stringer” Bell.

Instalado en Estados Unidos desde hace 15 años, Elba se hizo notar en filmes de primer nivel, desde el exitoso “Thor” en 2011 y 2013, a “Pacific Rim” y “Mandela: Long Walk to Freedom”, también estrenado el año pasado. Recuerda la premiere en Londres de este filme, el día en que el héroe y expresidente sudafricano falleció.

A DIRIGIR

Cuenta que se preparaba para la filmación en Sudáfrica estudiando la autobiografía de Mandela, mientras encarnaba al evadido de prisión que aterroriza a una madre y sus dos hijos en “No Good Deed”.

La carrera de Idris Elba, también compositor, cantante e incluso director de un videoclip, está en pleno auge, y su nuevo objetivo sería pasar detrás de la cámara. Trabajar con Guillermo del Toro, director de “Pacific Rim” y más recientemente en la serie televisiva de horror “The Strain”, lo inspiraron particularmente.

“Aprendí mucho con él (Del Toro), querría comenzar a dirigir en algún momento. Verlo dirigir un equipo fue increíble”, afirma el artista.

Confiesa que su madre se inquieta ante su ritmo desenfrenado, al verlo trabajar además en varios proyectos en Londres: “cuando uno alcanza cierto éxito, no para, es formidable, pero es cansador y eso la preocupa!” En cuando a su fama de sex-symbol, este padre de dos niños, se declara gratificado, pero bromea: “deberían verme por la mañana”.