•  |
  •  |

La publicidad, desde siempre, ha supuesto para los famosos una suculenta fórmula para complementar lo que cobran en sus respectivas profesiones, pero en los últimos años se ha convertido en algo más, llegando a obtener más emolumentos como reclamo publicitario y por prestar su rostro en eventos por su oficio, como en el caso de Paris Hilton.

Kim Kardashian o la siempre polémica Paris Hilton son dos buenos ejemplos de cómo vivir de tu imagen. La primera al recibir más de 214,000 dólares por convertirse en reina del último Baile de la Ópera de Viena, y la segunda al embolsarse 1.7 millones de dólares por cuatro sesiones como DJ en las Baleares este pasado mes de agosto.

Entre los que aún pueden presumir de vivir fundamentalmente de su trabajo se encuentran algunos como Sandra Bullock, quien lidera -con 51 millones de dólares por su papel en “Gravity”- la lista de actrices mejor pagadas de Hollywood, por delante de Jennifer Lawrence o Jennifer Aniston, según el último “ranking” publicado por la revista Forbes.

No obstante, para la joven actriz Jennifer Lawrence, de 23 años, su participación en “Los juegos del hambre” tampoco le salió mal, al recibir 34 millones de dólares, mientras que su colega Jennifer Aniston “solo” se embolsó por su último trabajo 31 millones de dólares.

Con estas astronómicas cifras, Sandra Bullock ha desbancado en el último año a Angelina Jolie del primer puesto de la siempre emblemática lista Forbes, quien había recaudado por su papel en “Maléfica” la cifra nada desdeñable de 33 millones de dólares.

De las pasarelas a las marcas

Entre las “top models”, la brasileña Gisele Bündchen sigue situándose a la cabeza de todas las listas como la modelo mejor pagada del mundo, con unas ganancias de 47 millones de dólares en los últimos doce meses, también según la revista Forbes, que recoge a las 21 “tops” que han percibido la retribución más alta entre junio de 2013 y el mismo mes de 2014.

En esa lista de modelos mejor pagadas, tras la carioca se sitúan Adriana Lima y Doutzen Kroes, ambas con unas ganancias de 8 millones de dólares, seguidas de Kate Moss, Miranda Kerr y Kate Upton, con 7 millones.

También entre las modelos abundan las que, junto a sus ganancias como profesionales de la moda, suman cuantiosas cantidades por su participación en actos sociales o publicitarios, como la propia Giselle Bündchen, quien compagina a la perfección los desfiles y sus contratos con firmas prestigiosas como Chanel, H&M o Carolina Herrera, o Kate Moss como imagen de Rimmel London o Topshop.

Deporte

En el mundo del deporte también se mueven muchos ceros en las cuentas bancarias de sus titulares, como en el caso de Fernando Alonso, uno de los deportistas españoles mejor pagados, con 17 millones de dólares por temporada, más otros tantos por patrocinio y publicidad, según los datos de la revista Forbes.

El tenista balear Rafael Nadal no tiene mucho que envidiar al piloto, al embolsarse alrededor de 5 millones de dólares en las pistas y supuestamente cuadruplicar esa cifra por publicidad.

Pero nadie como los futbolistas para añadir a sus ya de por sí abultados acuerdos económicos por temporada, ingresos por publicidad, como en los casos de Leo Messi o Cristiano Ronaldo.

Así, mientras que el portugués se embolsa un sueldo de 15.4 millones de dólares por jugar con el Real Madrid, el argentino se tiene que conformar con 12 millones de dólares por temporada, ingresos a los que podrían sumar 31 y 36 millones de dólares respectivamente, por acuerdos comerciales con marcas como Adidas, Samsung, Pepsi, Nike, Emporio Armani o, en el caso de Ronaldo, CR7, su propia línea de ropa íntima.

No obstante, es el suizo Roger Federer el que ha logrado mayor porcentaje de ingresos -42.8 millones de dólares- por sus campañas de imagen y publicidad en los últimos años.

Guste o no, lo cierto es que la tendencia va a más, y todo apunta a que en el futuro se llevará el gato al agua no necesariamente quien más trabaje, sino aquel que mejor sepa vender sus encantos al mundo de la publicidad.