•   Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

Entrar en el universo de Juanes es ser testigo de la desbordante emoción que despierta en sus miles de admiradores, pero también de un ser humano sencillo, tímido y hasta bucólico, que le gusta estar lejos de las algarabías, pero que se enfrenta a ellas porque sabe que es un requisito para alcanzar con su música a las grandes masas.

Con los años el colombiano ha aprendido a lidiar con el éxito y con alguno que otro fracaso, pero ante todo, a ser una persona pública. Al liderar una organización de más de 40 personas enteramente dedicadas a la producción de sus conciertos, se le ve ya suelto y con voz de mando a la hora de impartir directrices.

Su seguridad radica en los logros y conquistas en el mundo discográfico, en sus obras sociales, su activismo por la paz y su capacidad para defender shows en vivo con lo que mejor sabe hacer: cantar y tocar la guitarra.

No obstante, todavía se pone nervioso antes de un show. “Antes de subirme al escenario pienso ‘¿quién me mandó a meterme en esto?’. Pero cuando doy el primer acorde la música me conecta con Dios, con lo más grande”, ha dicho.

Su lado social

No obstante, un corte perteneciente al mismo, “Mil Pedazos”, ha quedado también nominado en la categoría de Mejor Canción de Rock. Este último es un tema de gran potencia, y no en vano, pues lo compuso con Emmanuel del Real, connotado músico mexicano integrante de Café Tacuba.

Lo cierto es que presenciar un show de él y su banda es transitar por grandes momentos del rock, con inolvidables punteos de guitarra, pero también es contagiarse del ritmo de percusiones y sonoridades del Caribe como la salsa, la cumbia y la champeta. En otras palabras, es disfrutar del rock con movimiento de caderas.

Transformador

Y qué piensa sobre los que le critican. “Hay un momento en la vida en que uno tiene que dejar de escuchar tanto las voces externas, y dedicarse a lo que uno es y a lo que uno cree, el arte ha transformado mi vida de una manera increíble; quiero ayudar, y lo bueno es que lo puedo hacer a través de la música”, dice mientras pasa un trago de cerveza.

“Los años, la experiencia, las tablas te van formando el alma y el carácter, hay un momento en el que uno no tiene que demostrarle nada a nadie sino hacer las cosas desde el corazón y con amor y es lo que yo sigo haciendo. Habrá gente a quien le guste y a quien no, pero eso siempre fue, es y será así. Lo que uno tiene es que estar seguro de uno mismo, quererse uno mismo y darle pa’lante”, afirma el artista.

Juanes no descarta volver a realizar los conciertos Paz Sin Fronteras que alguna vez hizo en la frontera colombo-venezolana y en La Habana, Cuba. En esta ocasión se trataría del borde limítrofe méxico-estadounidense.

Nuevos trabajos

Pero como lo suyo es la música, Juanes continúa promoviendo su álbum: acaba de lanzar en la plataforma de videos Vevo un cortometraje realizado en Puerto Rico bajo la dirección de Kacho López, destacado cineasta de la isla. El audiovisual se llama “Loco de Amor: La historia” y contiene tres cortes de su reciente disco.

Su presencia en las redes sigue dando noticia, se ha convertido en el primer latinoamericano en ser parte de la plataforma de información para fans Fahlo, que informa sobre artistas actuales de gran renombre como Ariana Grande, Justin Bieber, Usher, Blink 182, entre otros.