•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La palabra normal no existe en su diccionario. Ella es amante de todos los extremos y eso ha quedado demostrado a lo largo de su carrera musical. Alejandra Guzmán es la imagen de la mujer rebelde con el cabello tirado hacia arriba, aun cuando borda la línea de los 50 años. Su talento es innegable, como difícil de ocultar sus escándalos.

Estereotipo. Hija de Silvia Pinal y de Enrique Guzmán, ella se crió rodeada de la fama; sin embargo, ha brillado con luz y polémica propia, porque ha dicho en entrevistas que no quiere ser un personaje ya escrito, sino su propio personaje, que tiene que ser rebelde y aguantarlo todo.

 

1 Ricky Martin. La vida amorosa de ella resulta interesante. De su relación con el empresario Pablo Moctezuma nació su hija Frida Sofía. Perdió un hijo del comerciante Gerardo Gómez y se casó con Farrell Goodman. Sin embargo, es de sobra conocido que sostuvo un romance con Ricky Martin, algo que la coloca como privilegiada porque él es abiertamente gay.

 

2 Drogas. Su hija Frida Sofía publicó unas fotografías donde aparecía fumando al parecer un puro de marihuana. Al respecto, Alejandra dijo: “Creo que eso es normal, yo hacía cosas peores; no me espanta porque es una buena niña. En 15 días Frida ya se gradúa, estoy muy orgullosa porque es la única de la familia que ha estudiado”.

 

3 Cirugías. La cantante puso en riesgo su vida cuando se sometió a una cirugía estética de glúteos. Le fue inyectada una sustancia tóxica que le produjo serios problemas de salud, al grado de provocarle una delicada infección que llegó a la sangre y los huesos. Su hija también se hizo aumento de bustos con su apoyo.

 

4 Doctor. Y aunque el proceso de recuperación por la infección de su cirugía de glúteos fue molesto, Alejandra lo aprovechó para vivir un romance con su médico Adrián Tovar. Más de ocho meses duró la relación y fuentes allegadas anunciaron que había campanas de bodas. Sin embargo, el doctor resultó casado y con cinco hijos, lo que provocó la ruptura del amorío.

 

5 Desnudos. Alejandra Guzmán ya posó para la revista Play Boy. Además, sin importarle absolutamente nada, durante sus conciertos ha protagonizado escenas que asombran a sus fans, porque sin el mínimo de preocupación ha mostrado partes íntimas en distintos escenarios.

 

6 Soledad. Alejandra admitió en la revista Gatopardo que tiene ganas de darle otra oportunidad al amor: “No quiero estar sola de aquí a que muera. Y menos si veo el ejemplo de mi familia, en la cual todas las mujeres somos tan fuertes, que nos quedamos solas. Es algo muy duro”.

 

7 Prejuicios. Esos no los conoce la cantante, quien confesó a Gatopardo que no le importa lo que digan, pues ella es identificable, tiene estilo y es única. Mientras tenga público que la siga, afirma que no le importa la opinión pública. “Y la verdad, ¿sabes qué? Yo ahorita lo único que quiero es divertirme. Pasármela bien. Si les gusta, bien, y si no, me vale”, advirtió”.

 

8 Demanda. La cantante fue demandada en 2011 por Gabriel Villalobos, quien fue uno de sus trabajadores cercanos y despedido sin motivo alguno, según él. El escándalo fue mayúsculo, porque la señalaba de falsedad y actuación fraudulenta: no se presentaba al juzgado, pero sí a los set de grabación en TV.

 

9 Reality. Guardamos para cerrar el chisme más gordo: Alejandra es jurado en el reality “Va por ti” y al parecer sostiene un romance con el concursante Fernando Corona, de quien dijo le provocaba bailar pegadito y subió al escenario para darle un beso. Luego dijo que fueron besos falsos, porque ella tiene ética. ¿Será?