•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

La televisión ya entró hace tiempo en la cocina, la casa demótica tiene su centro de operaciones allí, ahora le toca el turno a las campanas extractoras con alta tecnología: el plasma.

Las campanas extractoras, que evitan que el humo y los malos olores se dispersen más allá de la cocina, se mantienen en constante evolución. Eliminar los humos con la mayor eficacia nos puede transportar al diseño más futurista en la cocina o llevarnos hacia atrás en el tiempo con un diseño “retro”, la última propuesta de Pando.

Reducir sus dimensiones a la mínima expresión se logra, gracias a sus características técnicas que convierten las campanas en un elemento efectivo y necesario en cada cocina.

CUESTIÓN DE FILTROS

Filtrantes de pequeñas dimensiones y con gran capacidad de extracción, como los que dispone la Campana NCR de Pando, con un diseño mínimo, pero muy sofisticado para su función, sin botones, con mando a distancia y una puerta acristalada que la disimula bajo los fogones son los que permiten disfrutar de una buena charla sin tener que abandonar la cocina.

Si hace un tiempo, la estructura de las campanas pasaba a ser visible y un elemento más de decoración en la cocina, ahora la tecnología hace de ellas un electrodoméstico casi invisible al incorporarles tecnología de plasma.

Premium-Tek Appliances es una de las distribuidoras de electrodomésticos de alta gama y de tecnología de vanguardia, y ha presentado las nuevas campanas extractoras con tecnología de plasma de la firma alemana O+F.

AIRE PURIFICADO

La innovación de estas campanas está determinada por el uso de filtros de convección de plasma que purifican el aire. A diferencia de las tradicionales campanas con ventiladores, se trata de un sistema que elimina los humos, el vapor y los olores que se producen al cocinar mediante aire recirculado por el interior de la campana.

Según explican los responsables de la firma, el funcionamiento tiene tres fases. En primer lugar, los sólidos, los aerosoles y las partículas más finas quedan retenidos en los filtros de metal. Después, el humo y vapores ya filtrados inician un proceso de reacción y oxidación mediante el plasma. Y por último, los compuestos restantes se retienen en un filtro de carbón que absorbe los olores y devuelve el aire limpio a la cocina.

CAMBIOS DE INSTALACIÓN

Lo mejor de este proceso que permite la tecnología de plasma es que no es necesario instalar un conducto de extracción de humo, y tampoco interfiere con el aire acondicionado.

Diseño y funcionalidad se unen a materiales de enorme calidad y a una producción manual en la fase de soldadura y recepillado, una circunstancia que le añade durabilidad a un producto que se fabrica con detalle y precisión, pues además se realizan a medida.

La distribución de una casa con espacios abiertos donde los tabiques de la cocina se eliminan para confluir en un salón comedor, en el que la actividad no queda limitada en ningún momento son ahora lo habitual en cualquier vivienda, por eso eliminar los humos y olores se ha convertido en el objetivo primordial de cualquier hogar, de ahí la importancia que cobran este tipo de electrodomésticos.

 

3 FASES de funcionamiento tiene esta propuesta tecnológica