•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

“And the Oscar goes to...” y Jennifer Lawrence no dijo Leonardo DiCaprio. Había ganado el Globo de Oro por su papel en “The wolf of Wall Street” y su nombre sonaba, una vez más, para recibir el premio de la Academia. Finalmente el elegido fue Matthew McConaughey, por su papel en “Dallas Buyers Club” y, antes de subir al escenario a agradecer el premio, se acercó a abrazar a DiCaprio, que una vez más parecía el novio plantado ante el altar.

No era un momento nuevo para DiCaprio, que acaba de cumplir 40 años consolidado como uno de los grandes actores del cine mundial, pero al que le persigue la maldición del Óscar. En cuatro ocasiones ha estado nominado y nunca ha ganado. No lo logró este año con “The wolf of Wall Street”, como tampoco fue con “Blood Diamond” (2007), “The aviator” (2004) o “What’s Eating Gilbert Grape?” (1993), esta última como actor de reparto.

A Leonardo se le resiste este galardón aunque, en lo profesional, no puede tener muchas más quejas, ya que su filmografía incluye trabajos con algunos de los directores más prestigiosos.

En cuanto a su vida personal, son conocidos (y múltiples) sus noviazgos con algunas de las modelos y actrices más atractivas del mundo, aunque él reserva un tiempo muy importante para su activismo medioambiental. Con cuatro décadas sobre los hombros, DiCaprio no es una estrella más de Hollywood.

CON LOS MEJORES

Pocas pegas se le pueden poner a este actor nacido en Hollywood en 1974 a la hora de aceptar papeles. Cuidadoso en la selección y escrupuloso a la hora de elegir compañeros de viaje y guiones atractivos, el intérprete pudo ser, tras “Titanic”, una cara bonita más que se rifaran los productores de comedias románticas, pero su ambición y talento le llevaron a codearse con los más grandes.

La lista de realizadores con los que ha trabajado parece el índice de un tratado de cine. Clint Eastwood, Steven Spielberg y Ridley Scott llamaron a su puerta para que protagonizara “J. Edgar”, “Catch Me If You Can” y “Body of Lies”, respectivamente. Como Christopher Nolan o Quentin Tarantino, estos respetados directores supieron ver las posibilidades y el carácter de un actor que recibió su primera nominación al Óscar con solo 20 años.

Pero el gran valedor de DiCaprio es, sin duda, Martin Scorsese. El genio neoyorquino ha contado con él en todos sus proyectos (salvo “Hugo (Hugo Cabret)”) desde que le dio la posibilidad de interpretar a Amsterdam en “Gangs of New York”. Ya fuera en el thriller “The Departed”, en la película de terror “Shutter Island” o en el biopic de Howard Hughes “The aviator”, Scorsese siempre le entregó a este artista el papel protagonista.

El propio director reconoció en enero pasado que trabajar con DiCaprio le “rejuvenece” debido a su entusiasmo y energía. Incluso, aseguró que tenía con él el mismo nivel de “confianza” que el que tiene con Robert De Niro.

De hecho, Scorsese dijo que había visto evolucionar a DiCaprio a lo largo de los años y que “le encantaría” que lograra la estatuilla de Hollywood, algo que todavía no ha conseguido para su pareja creativa.

AJETREADA VIDA

Fuera de las pantallas, DiCaprio es conocido por las numerosas relaciones que ha mantenido con algunas de las mujeres más admiradas del mundo del espectáculo. Desde que rompió los corazones de medio mundo en “Titanic”, al ya cuarentón no le han faltado seguidores y su vida personal certifica que su atractivo y éxito no se hundieron en aquel naufragio.

Fue conocido (y muy mediático) su noviazgo con la top model brasileña Gisele Bündchen y también del mundo de las pasarelas fue su siguiente pareja, la modelo nacida en Israel, Bar Refaeli.

Fuera del mundo de la moda al actor se le ha relacionado con la actriz Blake Lively (“Gossip girl”), aunque últimamente se le ha podido ver junto a la modelo Toni Garrn, alemana e imagen de la marca Calvin Klein.

Otra faceta personal muy conocida del actor es su lucha activista para proteger el medioambiente. De hecho, la fundación que lleva su nombre está dedicada a proteger la vida salvaje, y a lograr una relación armónica entre el ser humano y el mundo natural.

Por su labor en este sentido fue nombrado Mensajero de la Paz de la ONU y, en su discurso en la Cumbre del Clima, exigió a los líderes mundiales que afrontaran acciones para luchar contra el calentamiento global. “Pueden hacer historia o ser vilipendiados”, dijo con contundencia a los mandatarios.

Ahora con 40 años de edad, DiCaprio ya tiene sobre la mesa proyectos para el futuro tan jugosos como su papel en “The Revenant”, bajo la dirección de Alejandro González Iñárritu.

Quién sabe si gracias a la película del realizador mexicano podrá escuchar por fin “¡Leonardo DiCaprio!” y dirigirse al público del Teatro Kodak con el ansiado Óscar en la mano.

 

4 NOMINACIONESa los Óscar ha recibido.