•  |
  •  |
  • END

Caltris se llama la técnica que nació mediante un estudio antropológico, sociológico y arqueológico. El mismo, que significa “pureza” (cal) y “tres enfoques científicos” o tres dimensiones (tris), fue creado por el reconocido y veterano pintor, Abel Calvo.

Este personaje confiesa que recurrió al uso de cálculos matemáticos y trigonométricos en 2003 para inventar Caltris, cuyo objetivo, según comentó con tono ceremonioso en su visita a VARIEDADES, “es enfocar un nuevo nombre a la plástica, con una visión hacia el año 3000”, asegura.

Los enfoques que le da a sus obras aplicando Caltris se plasman en acuarela, acrílico, plumilla y óleo. Asimismo, pinta rostros con carácter tridimensional, y más que nada, “reflejo en mis obras a los Chorotegas (grupo étnico de Honduras, Nicaragua y Costa Rica) y Caribies (el municipio de Diriomo que fue poblado por las tribus Caribies), por mencionar algunos.

Calvo comentó en su visita que dentro de sus planes a corto plazo desea hacer una exposición con sus pinturas, pero para ello requiere del financiamiento de alguna empresa que apoye el arte. “Quiero exponer al menos 200 obras, pero no cuento con ningún apoyo de ninguna institución; me siento huérfano”, manifestó con un destello de tristeza en su rostro.


Nace el artista
El artista que descansaba en Abel Calvo despertó en el año 1967, cuando alcanzaba sus trece años de edad. Primero se desarrolló como un artista autodidacta y enfocaba sus habilidades en el arte del primitivismo.

Actualmente, con 41 años dentro de la plástica nacional, Calvo puede enorgullecerse de sus obras expuestas en Galería Espacio de la Colonia Escalón, también en Galería 1, 2, 3, Galería 91 de Arte, además de Galería y Academia de Estudios Superiores de Miguel Ángel Orellana, ubicadas en San Salvador.

En 1970, Calvo trae su arte a su tierra mediante la empresa conocida como Nicaragua Sugar.

Hasta la fecha, Calvo asegura haber creado alrededor de unas 20 mil obras que muchos diplomáticos como japoneses, franceses, alemanes y españoles compraron en los años 80. De hecho, hay una colección de Abel Calvo en la oficina del vicerrector en la Universidad Hispanoamericana, misma que usted puede apreciar con solo hacer una breve visita por esos lugares.