•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De su amplio estudio donde vive rodeado de libros, propios y ajenos, nicas y universales, así como de la tecnología, de la que echa bastante la mano para vivir conectado, Sergio Ramírez Mercado salió sin imaginar que tan solo unos pasos después su día dejaría de ser uno más.

Mientras recorría el sendero enchapado en piedra y rodeado de naturaleza que conduce hacia su casa, sonó su celular. Lo sacó del bolsillo y en la pantalla se reflejaba un número desconocido, situación que le generó desconfianza, porque confiesa que generalmente pertenecen a propagandas comerciales.

Sin embargo, esta vez su intuición le falló. La llamada provenía de México y era el señor Rafael Tovar y Teresa, del Consejo Nacional para la Cultura y la Artes.

Cuando supo que era él, inmediatamente sospechó de qué se trataba: le anunciaba oficialmente, aunque debía guardar silencio, que había sido seleccionado como el ganador del Premio Internacional Carlos Fuentes a la creación literaria en la lengua española.

Cabe recordar que el 11 de noviembre de 1928 nació en Panamá Carlos Fuentes, uno de los mexicanos más notables de la historia. Lo anterior no es una equivocación geográfica, pues aunque el país canalero lo vio nacer, el vivió y murió como mexicano.

Por lo tanto, esa fecha fue tomada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Conaculta, y la Universidad Autónoma de México para dar a conocer al ganador del galardón antes mencionado.

Propuesta

El mecanismo de inscripción para los candidatos contemplaba el hecho de que debían ser propuestos por instituciones gubernamentales, educativas y culturales vinculadas al quehacer literario, así como las academias de la lengua.

La Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, FNPI, hizo eco de la convocatoria y optó por proponer nada más y nada menos que al Premio Alfaguara 1998, que además de tener méritos literarios para ostentarlo, también fue amigo entrañable de Fuentes, quien esté en donde esté seguro concuerda plenamente con su elección.

La candidatura fue aceptada y sometida al escrutinio de un jurado exigente, y con nombres de peso en las letras iberoamericanas: Juan Goytisolo, Mario Vargas Llosa, Soledad Puértolas, Margo Glantz y Gonzalo Celorio.

Ellos decidieron otorgar el galardón a Sergio Ramírez, por considerar que su obra conjuga "una literatura comprometida con una alta calidad literaria".

Regocijo

La reacción de Ramírez Mercado obviamente es de regocijo: "Tiene un gran significado para mí porque me propone la FNPI, que lleva el nombre de Gabriel García Márquez. El premio es en homenaje a Fuentes, mi maestro literario en tantos sentidos y ejemplo para mí de conducta intelectual. Además, su primer ganador fue Vargas Llosa y me lo conceden en el centenario de Cortázar, son coincidencias mágicas y no tengo más que celebrarlas multiplicándolas por cuatro".

"Cuando recibí la noticia fue un momento muy feliz, porque el anuncio de cada premio llena de satisfacción por diversos motivos. Un premio es un jalón en el camino, no para sentarse a descansar en una piedra, sino para seguir en el oficio literario, ese que no tiene fin sino con la vida. El premio es un estímulo para seguir escribiendo más novelas y cuentos, sobre todo, porque no es un premio a una determinada obra sino a todo lo que ha sido mi carrera literaria", señaló el escritor.

“Se me concede este premio que otorga México en circunstancia sombrías para ese país, con el que me he identificado a lo largo de mi vida y al que he querido siempre como propio. Envío un abrazo solidario a los padres y familiares de los estudiantes de Ayotzinapa, víctimas de la barbarie que nos desgarra a todos. Hago voto por el imperio de la justicia, la legalidad y la paz", enfatizó el masatepino que recibirá, en enero próximo, de manos de Enrique Peña-Nieto, presidente de México, el Premio Carlos Fuentes.

 

50 AÑOS de vida literaria cumplió en 2012.

 

250 MIL DÓLARES americanos es el premio.