•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin tocar la puerta penetré en la habitación de José Mejía Espinoza. Es un cuarto sencillo. La luz sufría cambios constantemente, tanto en color como en intensidad. A un lado está su humilde cama, hecha con cajillas de refrescos gaseosos, forrada con un edredón a cuadros y una sábana raída.

En otro extremo tiene una vieja mesa en la que atesora un portalápiz al que se le ven los años, una taza cuyo color pelea con el sarro para no desaparecer por completo. También tiene las cartas que escribe a su hija. Sin embargo, el lugar principal de la mesa lo ocupa su hermano mayor. Éste está colgado de una cruz, con la cabeza coronada de espinas, el costado sangrante, pero los oídos abiertos para escucharlo.

Historia

Mejía Espinoza nació en Nicaragua, pero cruzó la frontera hacia Costa Rica buscando oportunidades diferentes, sin saber si mejores o peores, y de camino fue descubriendo el lado humano del otro: unos le dieron la mano y otros tantos se la negaron.

Este hombre cuya edad desconozco es el protagonista del monólogo El Nica. César Meléndez, quien lo encarna, lo describe como un inmigrante en compañía de su Cristo crucificado, con quien conversa como su hermano.

“Entre hermanos somos capaces de decirnos las cosas más terribles y hemos llegado al punto de pelearnos. El Jesús tiene una visión más grande y siempre intenta aconsejarlo en valores que le están haciendo falta en el proceso de crecimiento personal. El público tiene la posibilidad de escuchar la voz del Cristo que no es grabada, sino que cada quien, dependiendo del Cristo que lleva, dentro ve una obra diferente. Si hay alguien que nunca ha tenido esa relación, esta es una oportunidad maravillosa para que puedan explorarla", señaló Meléndez.

Asimismo, enfatizó que es la historia de un inmigrante nicaragüense que sale del país por las mismas razones que lo han hecho los que abandonan el terruño, pero también señala que en sus líneas hay un mensaje de fe, esperanza, destino y de que siempre hay posibilidades para poder alcanzar lo que se busca.

Concienciación

El Nica también se ha presentado con éxito en Costa Rica durante 15 años ininterrumpidamente y Meléndez afirma: “Nos ha servido para poder comunicarle al público costarricense que las problemáticas de los inmigrantes van más allá de los números fríos, porque se trata de la historia de vida de seres humanos que tienen sueños, esperanzas, anhelos y dolores”.

Meléndez destaca como clave del éxito de este trabajo el hecho de aunque es el mismo texto, el actor no debe pasar por las mismas palabras como si fuera la primera vez. También señaló que el contenido de la obra todavía es vigente, porque “todavía hay gente que maltrata a las personas por su procedencia. No es necesario traspasar las fronteras, porque aquí mismo en Nicaragua se discrimina en Managua a la gente de la Costa Caribe e incluso a la del campo”.

El Nica se presentará como una producción de y para los trabajadores del Teatro Nacional Rubén Darío, la función será esta noche, a las 7.


Nacido para los escenarios

César Meléndez
Profesión: Actor

Meléndez ha vivido en los escenarios. Es un nicaragüense nacido en Managua, sin embargo, se educó en Costa Rica, donde formó parte del grupo musical Manantial, muy famoso en la década de los 80 y, sobre todo, intérprete de grandes baladas que han quedado como referentes de ese éxito, que lo llevó incluso a trabajar con Wilfrido Vargas. Posteriormente se decidió a trabajar en teatro, aunque afirma que no ha dejado la música y que la utiliza como herramienta dentro del teatro.