•  |
  •  |
  • EFE

La vida del genio que vistió de esmoquin a la mujer ha dado lugar a dos de los filmes biográficos más comentados del año. El primero, de Jalil Lespert, contó con el beneplácito de su compañero sentimental y de negocios, Pierre Bergé, pero parece que el segundo, dirigido por Bertrand Bonello, le ha sacado ventaja, ya que ha sido  seleccionado por Francia para competir por el Oscar a la mejor película extranjera.

“Biopic” reivindicativo

En un terreno más reivindicativo, pero igualmente atractivo, los luchadores por los derechos civiles han protagonizado títulos como “Libertador”, thriller basado en la vida de Simón Bolívar --papel que interpreta Edgar Ramírez-- y que se presentó en el festival de cine iberoamericano de Huelva.

O “César Chávez”, la segunda película como director del mexicano Diego Luna, que recupera la trayectoria de este activista estadounidense que luchó por los derechos civiles de los campesinos indocumentados y se enfrentó a poderosas multinacionales en la década de los sesenta del pasado siglo.

La guinda contestataria la pondrá, en enero de 2015, “Selma”, un drama histórico sobre la vida de Martin Luther King, a quien dará vida David Oyelowo (“Interstellar”) y sobre las marchas por los derechos civiles que lideró y que cambiaron el curso de la historia de Estados Unidos.

Pero no solo los héroes son carne de cine biográfico. A la industria también le gustan los villanos como Pablo Escobar, uno de los narcotraficantes más famosos de todos los tiempos, a quien ha retratado Benicio del Toro en su doble faceta de criminal y hombre de familia, en “Escobar, paraíso perdido”.

A medio camino entre el drama bélico y el ‘biopic’ deportivo está “Unbroken”, la película en la que Angelina Jolie contará la vida de Louis Zamperini, atleta olímpico y héroe de guerra, que fue hecho prisionero por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

Pintores, músicos, actores

Si existe un ámbito favorito para las películas biográficas es el de las artes. En la carrera hacia los Oscar están “Big eyes”, el regreso de Tim Burton a este género 20 años después de “Ed Wood”, esta vez para contar la vida de la pintora Margaret Keane, de la mano de Amy Adams y Christoph Waltz.

Complicado pero aparentemente inagotable, el ‘biopic’ musical siempre da juego. Estrenada ya en Estados Unidos, “Get on up” se centra en la vida de James Brown, un papel que asume Chadwick Boseman bajo la dirección de Tate Taylor (“Criadas y señoras”).

Jimmy Hendrix también ha visto nacer este 2014 su propia película, “All is by my side”, centrada en el año previo a la fama del músico de Seattle, mientras que la del otro miembro famoso del “club de los 27”, Janis Joplin, para la que se barajaba a Amy Adams, sigue sin concretarse.

También en desarrollo y sin fecha de estreno está “Rocketman”, película basada en la vida de Elton John, para la que hace bien poco se ha confirmado el nombre del actor británico Tom Hardy, o el ‘biopic’ sobre Freddie Mercury, con Ben Whishaw.

La que sí se ha estrenado ya, al menos en buena parte de América, es el filme sobre la vida de Cantinflas, con el español Oscar Jaenada clavando el acento y la peculiar cadencia del habla del cómico mexicano.

También existe el fracaso

Pese a todo, el género biográfico en sí no es siempre garantía de éxito, por mucho glamour que tengan sus protagonistas. Fue el caso de “Diana”, la película sobre la princesa de Gales, que se estrelló en taquilla y dejó tocada la carrera de Naomi Watts. Ni siquiera la polémica previa, recurso frecuente en la promoción, es una apuesta segura.