•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Uno de los cuadros con fondo negro asemeja una luna. Una esfera clara, grisácea, incluso dotada de una mancha oscura que puede confundirse con los mares lunares. El astro toca dos superficies en su norte y su sur. La de arriba, más delgada, es una danza de colores que rompe sobre el círculo y busca la otra planicie, más larga, de beige prístino que se raya por el choque de fuerzas. Es como una colisión de dos mundos y la mediadora es la luna. Damos vuelta al cuadro y así se llama la obra: "Luna".

La interpretación gusta a su pintor, que alegre aceptaría muchas otras. "No necesariamente el título da el contenido del cuadro, es solo para identificarlos, pero cada uno tiene múltiples interpretaciones", agrega Ramiro Lacayo Deshon, quien mañana expondrá una treintena de cuadros de su más reciente producción abstracta --de óleos, acrílicos y mixtos sobre lienzo o papel blanco-- en la galería Códice, en colonia Los Robles.

MOTIVOS VARIOS

“Por ejemplo, este que se llama ‘Azul’. Yo veo flores, pero otros ven un mundo submarino o una noche”, expresa Lacayo, mientras señala un gran cuadro de vivo azul rey con motivos amarillos en su centro. En la pared opuesta, cuatro cuadros de dos metros de alto por uno de ancho dialogan entre sí. Son “Verano", "Otoño", "Invierno" y "Primavera”. La exposición explora diferentes temas y la única relación es el abstraccionismo.

Acerca de esta conexión, Lacayo revela: “Yo pretendo que los colores digan algo, se comuniquen colores fuertes, vivos. Estas pinturas, al igual que la música, son arte abstracto y expresan mucho, hablan. El arte concreto sería el cine, la literatura”.

Estos diálogos, revela Lacayo, los tiene primero él con el cuadro que pinta. Asegura que a veces quiere “hacerle algo”, pero el cuadro no se deja. Debe existir complicidad para lograr la obra. “Hay un momento en que el cuadro está perfecto y uno lo vive, lo sabe”, asegura.

ARTISTA MULTIFACÉTICO

Lacayo cofundó el Instituto Nicaragüense de Cine en 1979 y fue director de producción. Como cineasta, dirigió el documental "Bananeras" (1982) y el largometraje de ficción "El Espectro de la Guerra" (1988). En paralelo, el arquitecto de profesión publicó un libro de cuentos titulado “Nadie de Importancia” (1984) y la novela "Así en la Tierra" (2009). Su más reciente obra literaria es la novela "El Tejedor de Vientos" (2012).

En cuanto a las artes pictóricas, afirma haber comenzado desde muy chico con la pintura y el dibujo. “No me gustaba precisamente lo que hacía ni le daba importancia ni lo mostraba", dice Lacayo, "pero seguí pintando. Luego, por el año 2000 me invitaron como participante a una exposición colectiva y desde ahí comencé a mostrar al público mi trabajo".

En la pintura exploró diferentes géneros hasta desembocar en lo figurativo y posteriormente en lo abstracto. Sus obras han sido expuestas en Estados Unidos, país donde estudió arquitectura --su "trabajo pragmático, económico", asevera--.

EN AGENDA

La inauguración de la "Obra Reciente de Ramiro Lacayo Deshon" será mañana, jueves 11 de diciembre, en la galería de arte contemporáneo Códice a partir de las 6:30 p.m. La dirección: del hotel Colón, 1 cuadra al sur, 2 cuadras y media al este, Los Robles, Managua.

 

4 estaciones climáticas --verano, otoño, invierno y primavera-- están representadas en la obra de Lacayo.