•  |
  •  |
  • EFE

Enfundarse un traje de superhéroe garantiza un éxito imparable en la industria cinematográfica actual. Así se ha construido Chris Hemsworth (Melbourne, 1983) su propio espacio en la meca del cine, donde debutó como protagonista en la piel de “Thor”, el dios del trueno de la mitología nórdica de los cómic de Marvel.

El australiano cumplía todos los requisitos: alto, guapo, musculoso, rubio, atractivo y muy, muy fuerte. Una perfección, digna de una escultura de Miguel Ángel, que le costó un gran trabajo obtener. “Hasta que no me dieron el papel de Thor no empecé a hacer pesas. Fue algo nuevo para mí”, confesó Hemsworth en una entrevista para la revista Men’s Health en 2011.

Tras seis meses de duros entrenamientos, el actor ganó 10 kilos en musculatura. “Comer a todas horas era agotador. Parece que estaba ocupado todo el día, pero lo único que hacía era comer,” detalló Hemsworth. El resultado, venerado por todos los amantes de la anatomía masculina, es un despliegue de potencia física abrumadora en la película.

Aunque Hemsworth también da la talla en la introspección del personaje. “Enseguida vi que era una estrella de cine nata. Su abanico de registros como actor va más allá de los requisitos físicos que requería la película. Puede ir de la arrogancia al humor, de la petulancia a la simplicidad y el romance”, señaló el director de “Thor”, Kenneth Branagh, en una entrevista con Efe en 2011.

UNA CARRERA DE SUPERHÉROE

Sin duda, el papel no fue fácil de conseguir. Hemsworth además, tuvo que competir con su propio hermano, Liam Hemsworth, también actor. Sin embargo, el australiano reconoció que el papel se ajustaba tanto a lo que llevaba años buscando que eso “lo compensó todo”.

Quizá, también lo hizo el interminable contrato que firmó con Marvel o los varios miles de dólares que cobró. El australiano pertenece a una larga lista de estrellas de Hollywood como Christian Bale, Jack Nicholson, Halle Berry o Robert Downey Jr. que han engrosado sus bolsillos con los millonarios salarios de sus papeles como superhéroes y villanos.

Hasta seis veces encanará el australiano al dios del trueno, tres en la saga “Thor” y otras tres en “The Avengers”. De momento, solo se han estrenado la mitad: “Thor” (2011), “Thor II: The Dark World” (2013) y “The Avengers” (2012). Esta última ha sido la tercera película más taquillera de la historia, que conjuga el talento y carisma de Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, Cobie Smulders y el propio Hemsworth.

EL MÁS SEXY DEL AÑO

Próximamente estrenará cinta de intriga “Blackhat”; la mobydickiana “Heart of the Sea” o la comedia familiar “Vacation”, por eso, el actor prefiere disfrutar del presente.

El pasado marzo fue padre de mellizos junto a su mujer, Elsa Pataky, con la que contrajo matrimonio en 2010; además, el actor puede presumir de ser el hombre más sexy del año, un título que concede la revista People y que ya ostentaron Johnny Depp, George Clooney, Brad Pitt o Richard Gere.

Su rostro angelical representa el canon de belleza occidental apoyado por la industria de Hollywood. El segundo puesto fue para Chris Pratt, el actor de “Guardianes de la galaxia”, el tercero para Jamie Dornan, protagonista de “50 sombras de Grey” y el cuarto para Ki Hong Lee, actor coreano de “Maze Runner”.

10 kilos en musculatura ganó el actor para su personaje de superhéroe.

2011 fue el año en el que en Norteamérica "Thor" se ubicó como el segundo mejor estreno.