•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Navidad es la época en la que gran parte del mundo se une para festejar el gozo, la alegría y la felicidad en el compartir tanto de bienes materiales como espirituales, fomentando sobre todo valores cimentados en la fe.

Estas fechas han dado origen a grandes obras que se han convertido en universales en diversas ramas del arte. Entre ellas podemos contar el famoso Cascanueces, ese clásico cuento de hadas que con una estructura en dos actos mezcla el argumento con el lenguaje corporal llevado a su máxima expresión a través del ballet. Su vigencia sorprende tanto que es un espectáculo exitoso desde su estreno en 1892, es decir, hace 122 años.

Muchos otros cuentos, y ya no se diga películas, han surgido inspiradas en esta época, entre ellas El embrujo de Scrooge, El fantasma de la Navidad pasada y más contemporáneo tenemos El Grinch.

Todas estas creaciones han llegado a nuestro país como parte de la cultura general y nos han tocado por ser famosas y tradicionales, sin embargo, debemos señalar que también tenemos elementos propios que como país aportamos al festejo navideño y que en algunos casos hemos dejado a un lado y los hemos sustituido por costumbres que, al igual que las expresiones de arte, adoptamos sin ningún miramiento.

Genuino

Consciente de esta situación en particular, un hombre cuyo aporte a la esencia del ser nicaragüense es invaluable, optó por tomar la alforja y recoger en ella los principales componentes típicos con olor a nicaraguanidad que le imprimen al festejo navideño un sello pinolero genuino.

Estamos hablando del cantautor Carlos Mejía Godoy, quien en el año 2012 salió al rescate de la Navidad al estilo nicaragüense y empezó a unir esfuerzo con actores, cantantes y bailarines nacionales para poder montar la obra bajo el nombre de Pastorela Nicaragüense.

Ese primer año pudo llevarla hasta Granada, al atrio de la iglesia San Francisco, también viajó a Belén, en Rivas, y luego a su natal Somoto. El año pasado también logró ponerla en escena y este 2014 repetirá, con la salvedad de que prescindirá del teatro y la danza para convertirla en un concierto, por falta de patrocinadores.

Rescate

“Interpretaremos un amplio repertorio de villancicos navideños nicaragüenses, no extranjeros, y vamos a complementarlo con otras canciones alusivas al nacimiento de Jesús, como El Cristo de Palacagüina y Navidad en libertad, además de otros sones de pascuas que he hecho”, señaló Mejía Godoy.

Asimismo, dijo que esta es una presentación latente que sigue creciendo con el fin de devolverle a Nicaragua su verdadera identidad navideña. “Así como La Purísima no ha sido desvirtuada porque no hay otros países que la celebren, hemos perdido nuestra auténtica Navidad, esa de los nacimientos, de los sones de pascuas, de los pases del Niño y de las posadas; tenemos un árbol nevado con iconos como Santa Claus, divorciados de nuestro clima y ambiente, me da pena irme de este mundo y que quede una Navidad extranjerizada”.

Pastorela Nicaragüense se presentará en Casa de los Mejía Godoy los días 18, 19 y 26 de diciembre con costo de 250 córdobas, interpretada por Carlos Mejía Godoy y Los de Palacagüina.