•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El planeta Kardashian sin dudas es de los más excéntricos que nos podemos imaginar. Al parecer sus habitantes están cubiertos por una nube que les impide aterrizar y ver la realidad, al menos eso es lo que sugiere la socialité Kim Kardashian con la mayoría de sus actuaciones.

Tras un 2014 en el que ha dado mucho de qué hablar, sobre todo por su fastuosa boda con el rapero Kanye West y los rumores de una inminente separación, suscitados incluso durante la luna de miel, Kim vuelve a llamar la atención por la peculiaridad de sus obsequios navideños.

[Te interesa: Kim Kardashian paraliza internet]

Y es que sus ocurrencias son tan lujosas como sin asidero que ni sus empleados gustan de ellas, por lo que siempre que les regala una tarjeta de 500 dólares para alguna de sus tiendas favoritas ellos simplemente le dicen que no.

Según publica una revista, Kim Kardashian preparó tarjetas de 500 dólares para regalar en Navidad, aunque se trata de clínicas de botox y otras excentricidades.

Rechazados

“Kim siempre ha ofrecido mejoras estéticas gratis y en lugar de gastar dinero en sus niñeras, asistentes personales, sirvientas o cocineros, reparte tarjetas de regalo en clínicas de bótox. La mayoría de las veces le dan las gracias, pero no aceptan el regalo. Los vales suelen tener un costo de más de 500 dólares, por lo que Kim no entiende por qué sus empleados no lo piensan más antes de rechazarlos”, confiesa esta persona.

Por otro lado, Kim está más que feliz de poder pasar la Navidad con Kanye West y su pequeña hija, por lo que está lista para dejar la dieta a un lado.

“Kim dice que después de un año de ejercicios y dieta tiene muchas ganas de darse un ‘atascón’, lo que quiere decir que va a permitirse comer una papa rellena en la cena. Eso es lo que sucedió el año pasado, literalmente comió una papa, pavo y un poco de ensalada”, concluyó.