•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al momento de obsequiar un regalo a un niño, quienes en la actualidad se familiarizan con la tecnología a una velocidad sorprendente, se les puede complacer no solo con una computadora, tableta o consola de videojuegos, sino que existen juguetes robóticos con propuestas atractivas.

No se trata de permitirle al niño que se desconecte del mundo sumergiéndose en lo que ve en pantalla, sino que se integre con sus padres u otros adultos para vencer el reto de diseñar, construir, programar y manipular su propio juguete.

Por supuesto, no se necesita ser ingeniero para conseguir dicho objetivo, es tan simple como seguir las guías que acompañan a cada juguete, incluyendo videos tutoriales en sus respectivos sitios web.

En esta materia, la marca LEGO Education ya posee una trayectoria reconocida, y opina que “un enfoque práctico y dinámico ayuda a que los niños se apropien de manera activa del proceso de aprendizaje y desarrollen habilidades del siglo XXI tales como el pensamiento creativo y la resolución de problemas a través de experiencias atractivas de la vida real”.

LEGO WeDO

Uno de sus juguetes, orientado a niños de 7 años o más, es LEGO WeDO, que está a la venta con un set de construcción básico que contiene más de 150 elementos, incluyendo un motor, sensores de distancia e inclinación y el hub USB LEGO.

Con esto puede lograrse un montaje de 12 modelos diferentes: pájaro volador, cocodrilo hambriento, mono percusionista, león rugiente, pájaros danzarines, chutador a gol, barco navegante, portero parapelotas, gigante colgante, avión de rescate, afición ruidosa e hilador inteligente.

“Los niños construyen modelos con sensores simples y un motor que se conecta a sus ordenadores, y programan comportamientos con una herramienta extremadamente simple, fácil y divertida para iniciarse en la robótica”, detalla la tienda en línea de este producto.

Mi primer Kit

La empresa española BQ dedicada al diseño, fabricación y comercialización de dispositivos multimedia e impresoras 3D, también le apuesta a la robótica en el proceso de aprendizaje.

“Con la robótica, los niños potencian su creatividad, la lógica visual y sus habilidades sociales para trabajar en equipo. Al ayudarles a construir sus propios robots, se hacen más responsables de ellos ya que valoran más el resultado final. Además, es una forma divertida para que se familiaricen con el funcionamiento de la electrónica y la programación”, detalla BQ en su sitio web.

Su producto, Mi primer Kit de Robótica incluye en su modelo básico 11 cajitas en las que distribuye: portapilas, placa controladora, sensores IR, pulsador, sensor de luz, zumbador, módulo Bluetooth, potenciómetro, LED, miniservos, y servos de rotación continua.

Con ello se puede construir ya sea un renacuajo o un escarabajo con sus piezas estándar, y el juguete es controlado desde un teléfono inteligente o tableta a través de Bluetooth.