•   Las Vegas  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

La firma alemana BMW desveló ayer en las horas previas a la apertura de la feria de electrónica de consumo CES un sistema que permite dar órdenes al automóvil por medio de un reloj inteligente que emula la tecnología de la serie de televisión “Knight Rider” o “El auto fantástico”.

En un vídeo de simulación, el vicepresidente de Electrónicos de BMW, Elmar Frickenstein, imitó al personaje de Michael Knight, interpretado por David Hasselhoff en la serie de los años 80, y llamó a un vehículo prototipo a través de su reloj de muñeca, igual que Knight hacía con Kitt.

Según el director de BMW, esta es una de las posibilidades que tiene ante sí la industria automovilística con el desarrollo del “internet de las cosas”, como se denomina al proyecto del sector de tecnología de conectar cualquier tipo de objeto a internet para facilitar su uso.

un medio de transporte

El fabricante alemán de automóviles Daimler presentó el lunes pasado un prototipo de vehículo capaz de desplazarse sin conductor y permitir a sus cuatro pasajeros sentarse frente a frente.

“En el futuro el vehículo permitirá acceder a uno de los lujos más importantes del siglo XXI: el espacio privado y el tiempo”, dijo el presidente de Daimler, Dieter Zetsche, al presentar el Mercedes-Benz F 015, un vehículo eléctrico y abarrotado de electrónica, en la inauguración del salón de electrónica International CES en Las Vegas, EE.UU.

Este vehículo de diseño futurista, con una generalizada forma curva sigue teniendo dirección, a diferencia del vehículo sin conductor de Google, pero los asientos del chofer y de los pasajeros delanteros pueden girar y transformar al vehículo en un “refugio privado”, según Daimler.

Al margen de su performance técnica, el prototipo pretende asimismo reflejar cierta filosofía.

“Quien se concentra exclusivamente en la tecnología no ha comprendido aún cómo la conducción autónoma cambiará nuestra sociedad. El vehículo irá más allá de su papel de simple medio de transporte y se convertirá a fin de cuentas en un espacio de vida móvil”, predijo Zetsche.