•  |
  •  |

Tras acumular buenas críticas en pequeños papeles en “Atonement” (2007), “The Other Boleyn Girl” (2008), “Tinker Tailor Soldier Spy” (2011) o “War Horse” (2011), el buen hacer de Benedict Cumberbatch fue en aumento con personajes cada vez más importantes en filmes como: “Star Trek Into Darkness” (2013), “12 Years a Slave” (2013) o “August: Osage County” (2013).

Su gran oportunidad le llegó con la interpretación de Julian Assange en “The Fifth Estate” (2013) y ahora con “The Imitation Game” (2014), que le ha llevado derecho a los Óscar y, por tanto, a ser conocido por el gran público, pero lleva 15 años encadenando todo tipo de personajes en cine, pero también en teatro y en televisión.

SHERLOCK, EL PRINCIPIO DEL CAMBIO

Pero aunque el teatro le ha dado un gran prestigio, ha sido la pequeña pantalla la que le ha dado la popularidad, eso sí, con un papel tan clásico como británico.

Nada menos que el de Sherlock Holmes en la serie “Sherlock”, que protagoniza junto a Martin Freeman (Watson), una de las series británicas de mayor éxito de los últimos tiempos y que acumula nominaciones y premios en todo el mundo.

Entre ellos, siete BAFTA y otros tantos Emmy, además de una nominación a los Globos de Oro para Cumberbatch en la edición de 2013.

“Es un gran desafío, tanto para la audiencia como para los actores, tomar parte en algo con tal nivel de inteligencia y de ingenio. Tienes que disfrutarlo de verdad. Es una forma de gimnasia física y mental”, ha afirmado el actor del que es sin duda su papel más popular.

Es su papel más importante para televisión, pero no el único, ya que el actor no tiene preferencia por un medio en concreto. “Los desafíos y las recompensas son demasiado variables e imprecisas como para tener un favorito”, asegura.

LA CONSAGRACIÓN

Su nominación por “The Imitation Game” es la consagración cinematográfica de Cumberbatch tras los buenos resultados en sus anteriores películas, que ya le habían situado entre los actores más conocidos del momento, pero le faltan los premios que le abran definitivamente las puertas de Hollywood.

Con su interpretación del matemático Alan Turing, ha conseguido nominaciones al Oscar, Globo de Oro, BAFTA, los Screen Actors Guild del Sindicato de Actores de Estados Unidos, los British Independent Film Award y el Satellite Award, entre otros.

Todo ello, por un papel complejo, el de uno de los pioneros de los ordenadores, una mente privilegiada con una vida terrible marcada por su homosexualidad y al que Cumberbatch ha sabido dar la profundidad y los matices necesarios para huir de lo melodramático y componer una interpretación que brilla, por encima de la de sus compañeros -Keira Knightley, Matthew Goode o Mark Strong.

Pero si de algo está orgulloso el actor es de sus raíces británicas y de la tradicional educación que le dieron sus padres, Timothy Carlton y Wanda Ventham, ambos actores, en consonancia con los orígenes de la familia.

Cumberbatch se educó en prestigiosas escuelas como Brambletye School y Harrow School, que le dejaron una clarísima impronta en su elegante estilo y en su exquisita educación.

1 Premio EMMY ha ganado.

38 años de edad tiene el actor.