•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Puede que para Mila Kunis el rodaje de “Jupiter Ascending”, la nueva película de los Wachowski, fuera la experiencia cinematográfica más dura de su carrera, pero, tal y como admite en una entrevista con Efe, nada tiene comparación con la aventura de ser madre.

“Sólo llevo viviendo esto por un tiempo breve, pero considero que es increíblemente exigente”, dijo la actriz, que dio a luz a su hija Wyatt Isabelle en octubre pasado, fruto de su relación con Ashton Kutcher.

“Soy responsable de criar a un buen ser humano. Creo que poder moldear la forma de ser de una persona es un privilegio. Esa es la mejor parte de ser madre. Espero que se convierta en una persona genial y estupenda”, añadió.

Kunis, de 31 años, no se despega de su bebé. De hecho, realiza esta entrevista con ella en brazos y se excusa cada vez que la pequeña balbucea o rompe a llorar.

“A todas las reuniones de trabajo y las actividades de ocio que he hecho en estos cuatro meses, me he llevado al bebé y me ha sorprendido lo bien que responde la gente”, indicó, al agregar que “se podrían ofender fácilmente, pero no ha sido el caso”.

Aunque ahora se maree solo de pensarlo, lo cierto es que Kunis pasó siete meses colgada de arneses junto a su compañero de reparto, Channing Tatum, durante la grabación de “Jupiter Ascending”, que se estrena este viernes en EE.UU.

Su último trabajo

Se trata de la nueva obra de los Wachowski, gurús de la ciencia ficción tras la trilogía de “The Matrix” y obras como “Speed Racer” (2008) y “Cloud Atlas” (2012).

“Soy una gran fan de la ciencia ficción, así que, ¿con quién mejor que con los Wachowski? Son artistas visionarios capaces de construir mundos preciosos y poder decir que has formado parte de su universo es bastante guay”, comentó afable la intérprete, muy lejos de la imagen arisca que algunos medios dan sobre ella.

En el filme, Kunis encarna a Jupiter Jones, una mujer que desconoce que en su interior, más concretamente en su ADN, se encuentra la clave para la salvación de la humanidad.

“Fue, sin duda alguna, la película más dura de hacer de toda mi vida. Me pasé el día colgando de cables. No hubo un solo día que no estuviera durante horas saltando por los aires. Pero si debía pasar siete meses junto a otro actor, me alegro de que fuera Channing. Es un gran tipo”, manifestó Kunis.

Sin embargo, la película se tuvo que retrasar desde su fecha de estreno inicial, en julio del año pasado, para retocar los efectos visuales, lo que provocó rumores sobre la calidad de una obra que cuenta con un presupuesto de unos 175 millones de dólares.

Descanso

Kunis decidió tomarse un año de descanso al término de ese rodaje para lanzar su propia productora, Orchard Street Productions, centrada en formatos televisivos, y ocuparse de su familia.

“Puedo parar de estar delante de la cámara, pero no quiero dejar de trabajar. Disfruto siendo productiva. Estoy en un momento de mi carrera muy dulce en el que puedo combinar el trabajo con ser madre”, indicó la actriz.

“Pero tengo claro --comentó-- que volveré a rodar este año. Tengo facturas que pagar”.

Ha llovido desde que la actriz, nacida en Kiev (Ucrania), se diera a conocer siendo adolescente en la serie “That ‘70s Show”, pero Kunis considera que sigue siendo la misma de entonces, a pesar de la fama.