•  |
  •  |
  • END

Interpretar al legendario guerrillero Ernesto “Che” Guevara convirtió al actor puertorriqueño, Benicio del Toro, en un admirador de su pensamiento, aunque se mostró contrario a la lucha armada.

“Aprendí muchísimo. Una idea que se tiene del Che es la de un tipo duro; pero luego comencé a entender que había otra cara, que no era la del cowboy”, dijo el domingo Del Toro, durante una conferencia de prensa tras la proyección del filme que narra partes de la vida del comandante cubano-argentino.

“Lo respeto como un hombre consecuente”, agregó el actor, cuya presencia en Cuba es uno de los platos fuertes del XXX Festival del Nuevo Cine Latinoamericano que se desarrolla en esta capital.

Del Toro y otros del elenco presentaron el sábado la cinta que dirigió el estadounidense Steven Soderbergh ante un público que los aplaudió de pie y les dio vítores, una actitud contraria a la de Miami, en Estados Unidos, donde el estreno de la cinta ocasionó protestas entre los cubanos exiliados, quienes se sintieron ofendidos por la proyección.

La cinta cuenta partes de la vida del legendario guerrillero nacido en Argentina, y que luchó junto a Fidel y Raúl Castro hasta el triunfo de la Revolución Cubana, en 1959.

“Ojalá que esta película ayude” para que América Latina, y en particular Cuba, “se entienda más” en otras regiones del mundo, dijo el actor que se alzó con el premio a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes, precisamente por su papel en este filme.

Del Toro relató que la primera vez que escuchó hablar de Guevara fue en una canción de los Rolling Stone, y era un niño de 11 años de edad. Ahora, hacer la película a él mismo le “abrió el cerebro”, según manifestó ante los periodistas.

Guevara ha sido por décadas un ídolo para muchos que exaltan su rebeldía y aspiraciones de justicia social.

“Si viviera en estos días”, comentó el puertorriqueño, “sería ‘un Che distinto’, pues desde su muerte a la fecha, ocurrieron muchas cosas y los revolucionarios tomaron el poder por otras vías, como las electorales.

Del Toro recordó que ahora en Bolivia hay un presidente indígena y en Estados Unidos uno de piel negra, Barack Obama.

En este sentido, el puertorriqueño aseguró que espera que bajo la administración de Obama, por fin Washington y La Habana puedan mantener un diálogo.

Junto a Del Toro estuvieron en la conferencia de prensa algunos de los intérpretes de la cinta, como el brasileño Rodrigo Santero, que da vida a Raúl, y el chileno Santiago Cabrera, en el papel de Camilo Cienfuegos.

Aunque ninguno de los actores mencionados conoció personalmente a los personajes de la vida real.

Cienfuegos murió poco después del triunfo de la Revolución.

“Hablé con historiadores, estuve en museos, me fui a la Sierra Maestra”, explicó Santero, quien pasó varias semanas en Cuba el año pasado antes de la filmación de la película.