•  |
  •  |
  • END

Es una de las grandes apuestas de la firma japonesa de los últimos años. Hablamos de la nueva generación del Mazda3, un modelo del que se han producido dos millones de unidades desde que fuera presentado en 2003. Precisamente esta condición de “superventas” ha condicionado a Mazda a la hora de desarrollar el nuevo modelo. Por un lado, la firma japonesa necesitaba de un diseño evolutivo, pero al mismo tiempo no podía romper de forma radical con su pasado.

Este continuismo ha permitido además a Mazda ahorrar costos. Y es que frente al desarrollo absoluto de un modelo, la firma japonesa ha optado por mantener elementos como la estructura o plataforma, con ligeras modificaciones. Esta estrategia, cada vez más utilizada por los fabricantes --éste es el caso de Renault, con el nuevo Mégane, o Volkswagen, con el Golf VI, que han mantenido las plataformas de los predecesores--, permite no sólo una menor inversión, sino también una disminución en los plazos de renovación del vehículo.

De esta manera, la segunda generación del Mazda3 llegará entre los meses de abril y mayo de 2009, seis años después de que la firma japonesa lanzara en Europa la primera generación de este compacto.

Inicialmente, la gama del nuevo Mazda3 estará formada por las carrocerías de cuatro y cinco puertas. Para la puesta de largo del nuevo modelo, la firma japonesa ha elegido el marco del Salón de Bolonia, la última cita del año, que también ha sido aprovechada por Volkswagen para dar a conocer el Golf Plus. En la exhibición italiana, Mazda ha presentado todos los detalles del nuevo modelo, puesto que hasta ahora sólo se conocía la configuración norteamericana, presentada en el Salón de Los Ángeles, hace ya algunas semanas.

Por tanto, ya sabemos que el nuevo modelo presenta una longitud de 4.46 metros, una anchura de 1.75 metros y una altura de 1.47 metros. La batalla es de 2.64 metros.

Respecto al modelo actual, esta segunda generación es cinco centímetros más larga y un centímetro más alta. La batalla en cambio se mantiene. Debido entonces a que la estructura se mantiene, este incremento de la longitud se debe al incremento de los voladizos para aumentar la seguridad en caso de atropello a peatones, mientras que el aumento en la altura tiene que ver con la modificación del esquema de las suspensiones. Por último, también se ha ampliado la anchura de las vías.

Junto a estas modificaciones, mayor anchura de vías, Mazda también ha aligerado el peso del vehículo en cerca de 15 kilos. Asimismo, el empleo de mayor cantidad de aceros de alta resistencia ha permitido un 10% más de rigidez torsional. A esto se suma una mejora del conjunto de las suspensiones. En definitiva, todas estas medidas han sido tomadas con la intención de que el nuevo Mazda3 presente un carácter más deportivo que el modelo actual.

Gama de motores
Junto a los cambios en el diseño y algunas modificaciones en la estructura, Mazda también ha incluido algunas novedades en la gama de motores, principalmente en las mecánicas diesel.

Los motores son los mismos que los que tiene el actual Mazda3 de gasolina. No obstante, la firma japonesa los ha actualizado convenientemente para presentar un menor consumo y unas emisiones de CO2 más bajas. En este sentido, Mazda afirma que el motor de gasolina de dos litros es el primer motor del mundo que incluye la nanotecnología en el automóvil.

Más confort
Cabe señalar que el nuevo Mazda3 también ha evolucionado en el apartado de confort. Mazda anuncia que ha reducido la sonoridad del interior del habitáculo entre un 6 y 11 por ciento respecto al modelo actual. La firma japonesa señala que estas mejoras se deben a la estudiada aerodinámica --ahora con un Cx de 0.28 para el cuatro puertas y de 0.30 para el cinco puertas--, a la evolución de las suspensiones y a la mayor rigidez de los paneles de la carrocería. Asimismo, la firma japonesa también ha mejorado la ergonomía del interior, con una palanca de cambios situada más cerca del conductor.

Por último, en materia de seguridad, el nuevo Mazda3 estará equipado con airbags frontales, laterales y de cabeza, además del sistema antibloqueo de frenos ABS, control de tracción y control de estabilidad o ESP.