Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El cantante argentino Sandro reconoció que se debate entre la vida y la muerte, a causa de lo que calificó como su “arrogante” adicción al cigarrillo, que destruyó sus pulmones.

En una inusual entrevista radiofónica, ya que se caracteriza por vivir en el más hermético ostracismo, el artista dijo que “esta enfermedad me la merezco por ser un arrogante, como todos los tipos de fuman, pensando que a mí no me va iba a pasar nada”.

“El Gitano” agregó que ahora “aquí estoy, entre la vida y la muerte. Estoy en manos de Dios, pero cómo le voy a reprochar nada si yo elegí el destino”. Sandro, cuyo verdadero nombre es Roberto Sánchez, tiene 62 años y padece de un enfisema pulmonar crónico, por lo cual, en sus últimas presentaciones, tuvo que cantar apoyado con un respirador artificial.

El cantante nació en 1945, fue uno de los fundadores del rock en español y considerado como “El Elvis de América”; llegó a publicar 52 álbumes originales, con ventas por más de ocho millones de copias.

En abril pasado, trascendió que Sandro necesita de un trasplante urgente de pulmones y de corazón, pero está en la lista número 27 del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai).

A pesar de reconocer su estado de salud, Sandro se mostró alegre y con esperanza durante la breve entrevista que ofreció a la cadena Radio 10; reafirmó su fe, pues dijo que sólo tiene agradecimiento para con Dios.

“El Gitano” lamentó que “la Navidad debería ser un hecho prodigioso para el corazón, pero en cambio, la gente está preocupada por comer pavo y los regalos.

Esto es una fiesta religiosa, no Halloween, ni carnaval, de dónde sacamos a ese gordo vestido de colorado”, señaló con ironía el intérprete de “Rosa, rosa”.

www.ritmosonlatino.com