•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La aparatosa caída de Madonna en el escenario de la gala de los premios Brit, en Londres, suscitó este jueves bromas crueles en las redes sociales y muestras de solidaridad.

La cantante estadounidense de 56 años estaba cantando "Living For Love" con un grupo de bailarines musculosos, uno de los cuales tenía que arrancarle una gran capa.

La capa no se abrió y la cantante se fue con ella al suelo, cayendo de espaldas desde una altura aproximada de un metro.

En un ejemplo de pundonor, la cantante siguió con su canción como si nada hubiera pasado, pese a que con la caída perdió el micrófono.

"¡Armani me enganchó! ¡Mi hermosa capa estaba demasiado ajustada! ¡Pero nada puede pararme y el amor me levantó! ¡Gracias por vuestros buenos deseos! Estoy bien", escribió la cantante.

El mensaje de Madonna contiene referencias a la canción que estaba interpretando, de su último disco, en la que se pone en la piel de una amante abandonada y en la que habla de las caídas del amor -"me llevaste al cielo y me dejaste caer", pero "el amor me levantará".

El episodio dio pie a bromas, algunas duras sobre la edad de la cantante -abundaron las fotos de ancianos en el suelo ilustrando los mensajes en las redes sociales-, y otras más suaves.

Por ejemplo la de los presentadores de la gala de los premios Brit, los más importantes de la música británica.

"Gracias por todos vuestros amables mensajes. Disfrutamos mucho. Estamos en urgencias del hospital con Madonna. Nos queda una hora más de espera", escribieron en Twitter los humoristas Ant and Dec.

El disc-jockey de la BBC Nick Grimshaw invitó a la cantante a seguir bailando "Madonna ven a la fiesta, pondré la música, estará bien. ¡¡NO TRAIGAS LA MALDITA CAPA!!".

El diario The Guardian aprovechó para cargar contra estos premios.

"Si la ceremonia prueba algo, es que los premios Brit en sí mismos son esencialmente menos interesantes que ver a alguien sufrir una caída", dijo el diario.

El gran ganador de la presente edición fue el artista británico Ed Sheeran, que se alzó con el premio al mejor cantante y el mejor álbum británico.

La estadounidense Taylor Swift se hizo con el galardón a la mejor artista femenina internacional.