• Viña del Mar, Chile |
  • |
  • |
  • EFE

El británico Cat Stevens Yosuf y Oscar D’León, el “Rey de la Salsa”, fueron los pilares fundamentales para que la última noche del Festival de Viña del Mar terminara con el mismo éxito que arrancó el pasado domingo.

La canción famosa en la década de los 70, “Wild world”, dio el empujón necesario para que Stevens se adueñara sin problemas de la Quinta Vergara, sede del certamen musical. El coro de 15 mil voces repitió “First cutis the deepest”.

Después de una veintena de canciones el músico recibió como premio la Gaviota de Plata y la Gaviota de Oro, sorprendido por los trofeos.

Más tarde, cuando el reloj marcaba casi las tres de la madrugada subió a las tablas el “Rey de la Salsa”, Oscar D’León, de 72 años, pero que sobre el escenario no se le notaron.

El autor de éxitos como “Hasta que vuelvas”, “Quiéreme”, “Yo me siento como en casa” y “La Cocaleca” hizo bailar a los pocos valientes que se quedaron hasta esa hora.