• |
  • |

El programa de televisión dedicado a criticar la manera de vestir de los famosos según los parámetros que dicta la moda, Fashion Police, aparentemente ha entrado en crisis desde el fallecimiento de la comediante Joan Rivers, quien era su personaje principal.

Fuentes cercanas indicaron al portal TMZ que la relación entre los productores del show no era la mejor desde hace tiempo y Kelly Osbourne habría mostrado su inconformidad con la forma en que se producía el programa desde la muerte de Rivers.

La hija de Ozzy y Sharon Osbourne no estuvo de acuerdo cuando la actriz y humorista Kathy Griffin fue contratada para conducir el programa en el lugar de Rivers, debido que le pareció demasiado ridículo el alto salario que le fue ofrecido, reveló una fuente a Radar Online.

Y quizás vuelva a ponerse molesta cuando se entere que su reemplazo podría firmar un acuerdo por 100 millones de dólares con Fashion Police.

Fuentes contactadas por Radar Online compartieron que “(Khloé Kardashian) está ahora en pláticas para unirse a Fashion Police como miembro del elenco. Habiendo hecho varios trabajos como corresponsal especial, Khloé absolutamente adoraría ser parte de Fashion Police”.

Además, “el equipo realmente le gusta trabajar con Khloé Kardashian, porque ella no se toma muy en serio a sí misma y es una verdadera profesional. Con ella no hay drama, ella llega lista para empezar”, indicó una de ellas.

Lo cierto es que ni la cadena de televisión E! ni Kardashian han confirmado estos rumores. Inclusive, también se cree que NeNe Leakes es otra de las famosas consideradas para reemplazar a Kelly, porque ya una vez fue candidata a ocupar el lugar de Joan Rivers.

E! anunció que el programa volverá el 30 de marzo para una nueva temporada y que todavía no se sabe quién será el remplazo de Osbourne.

La gota que derramó el vaso

Kelly Osbourne, sin duda, era una de las conductoras favoritas del programa de televisión, en el cual trabajó desde el año 2010.

No obstante, ya no podía lidiar más con tantos problemas detrás de cámaras y aprovechó la incómoda situación que se originó con el comentario “racista” que hizo la conductora Giuliana Rancic sobre la apariencia de la estrella de Disney, Zendaya Coleman, una amiga cercana, para renunciar.

Los padres de Osbourne, Sharon y Ozzy, también se han pronunciado en Twitter demostrando el apoyo que le brindan a su hija.

“Estoy tan orgullosa de ti. Tú nunca puedes ser comprada. Tú siempre llevas tus sentimientos a flor de piel”, escribió Sharon.

Mientras, Ozzy amenazó a Billy Bush para que deje de fastidiar a Kelly, puesto que dijo en su segmento Access Hollywood que ella le echó la culpa a Giuliana Rancic para lograr un propósito personal.

Una fuente dijo a US Weekly: “Toda esta situación solidificó la decisión de Kelly para retirarse. Ya era tiempo de ella para irse. Ella le dio 5 grandiosos años al programa y la relación que tuvo con Joan (Rivers) le cambió su vida”.

E! comunicó que “Kelly se despide del programa para perseguir otras oportunidades”.