• |
  • |

Tiziano Ferro cierra un largo capítulo de su vida con un recopilatorio que se publica hoy y que ofrece la posibilidad de releer sus clásicos sentimentales “sin disfraces” esta vez y entender así mejor el trayecto vital que en 2010´, desembocó en la declaración pública de su homosexualidad.

“Soy un ser humano, todo menos perfecto. Nunca me ha gustado la idea de parecerlo. Soy el representante de los imperfectos, de los débiles y de los frágiles, de los que encuentran dignidad en las lágrimas”, cuenta el músico italiano durante una entrevista al ser preguntado por uno de los temas del álbum.

En “A mi edad”, que estaba incluido en el disco del mismo nombre publicado en 2009, un año antes de la famosa entrevista en la que reconoció su condición sexual, Ferro reflejaba un estado anímico que dista mucho del actual. Entonces cantaba: “Soy un gran falso mientras finjo la alegría/ tú un gran desconfiado cuando finges simpatía/ como un terremoto en un desierto que/ que todo se derrumba y nadie ve que ya estoy muerto”.

“’A mi edad’ la considero mi manifiesto, el de una persona que se ha tomado la responsabilidad de hablar del mundo interior del ser humano sin avergonzarse de las debilidades, de cosas que diariamente callamos porque no tenemos capacidad de verbalizarlas”, relata.