• Managua |
  • |
  • |

Son mujeres famosas, atractivas y exitosas. Sin embargo, mantienen una lucha constante con la báscula, porque así como pierden libras las vuelven a recuperar, por lo que los trastornos alimenticios están presentes. Es cuando aparecen dos enemigas letales: la bulimia y la anorexia, que no solo han causado estragos en la vida de modelos y celebridades, sino también en la de atletas de alto rendimiento.

Anahí. A los casi 14 años de edad, la actriz y cantante sufrió la muerte de su abuela materna, que fue como una segunda madre para ella. Esta triste experiencia la sumió en una profunda depresión: dejó de comer, se sentía sola y tuvo que enfrentar numerosos ataques de la prensa sensacionalista, que llegó a decir que era drogadicta. Lo que pocos sabían es que estaba padeciendo anorexia. Tuvo que superar muchos obstáculos para salir delante. Hoy colabora con organizaciones que se dedican a informar sobre los trastornos alimenticios, especialmente en adolescentes.

Lindsay Lohan. Este fue uno de los casos más sonados. La actriz más mediática de Hollywood perdió cerca de 20 kilos en medio año. A pesar de haber negado tener algún tipo de trastorno alimenticio, culpó a la industria del cine de su enfermedad.

Demi Lovato. La cantante y actriz desarrolló un desorden alimenticio a los ocho años de edad, que la llevó a comer compulsivamente y a padecer bulimia. “Comía en exceso y compulsivamente cuando tenía ocho años. Durante 10 años no tuve una relación sana con la comida”, dijo Lovato al programa Good Morning America. La exestrella adolescente ha contado a la revista People que una vez que se puso en tratamiento para tratar la bulimia, los médicos descubrieron que también padecía un trastorno bipolar.

Mary Kate Olsen. En 2004, la exestrella consentida de “3x3” fue admitida en un centro de rehabilitación después de que el mundo viera sus alarmantes delgadas fotografías (anorexia). En la actualidad, se dice que la jovencita ya se encuentra bien de salud y pudo librarse de esta terrible enfermedad.

Lady Gaga. La exitosa cantante pop confesó haber padecido anorexia y bulimia desde los 15 años. Afortunadamente, supo afrontarlo y superar estas terribles enfermedades. En la actualidad, goza de una figura escultural y la cúspide de su carrera.

Kate Moss. La modelo confesó haber sufrido anorexia luego de pasar por un desengaño amoroso. Sin embargo, tiempo después fue censurada al señalar que “nada sabe tan bien como estar delgada”.

Christina Ricci. La actriz aseguró haber sido anoréxica cuando era adolescente. “Iban a hospitalizarme y me preocupaba que me alimentaran a la fuerza mediante un tubo. No quería que pasara eso, así que luché", reveló en una ocasión la estrella del cine.

Christina Aguilera. La cantante de pop, junto a Mariah Carey, es una de las famosas que más fluctúa de peso. Ella reconoció haber padecido una bulimia de la que aún se sigue recuperando.

Kelly Osbourne. La famosa hija de “The Osbournes” ya tenía problemas con las drogas antes de comenzar la serie, pero luego sintió una presión insoportable por adelgazar. “Sufrí más por ser gorda que por drogarme. Ser famosa te puede hacer vivir una existencia horrible, porque no eres lo que tú deseas sino lo que los demás quieren que seas. Por eso muchas actrices acaban sufriendo desórdenes alimenticios”, confesó.